27/08/2019
Trapos Sucios

Evo se va golpeando a Revilla y fundiendo la Chiquitanía

Jorge Dulón Fernández
Jorge Dulón Fernández

Se veía venir. Los voceros del oficialismo y las propias autoridades lo habían mencionado entre líneas. Las señales no fueron sólo discursivas sino también fácticas. El pecado de Luis Revilla, haber concretado la alianza política con Carlos Mesa en el marco de la Organización Política Comunidad Ciudadana (CC). Y justo por casualidad, después de esa alianza comenzó la batalla declarada. La celda “rota” en el relleno sanitario de Alpacoma, el bloqueo de los “comunarios” para que no se pueda depositar la basura, el caso “Curva de Holguín”, la detención domiciliaria al Concejal Fabián Siñani, el caso “Yo soy mi primer amor” y el ataque sistemático en contra de la esposa de Luís Revilla.

Sin duda, esta acumulación de denuncias y ataques van concretando los objetivos perversos del MAS que se cristalizan a partir de la detención domiciliaria del Alcalde de La Paz. Detrás de esos hechos más de 60 procesos iniciados en su contra y por lo menos tres de ellos aguardando sus declaraciones en los próximos días. ¿Cuál es el objetivo y el cálculo político desde el Movimiento al Socialismo (MAS)? No hay que ser un genio para saber que lo que quieren es la cabeza del Alcalde.

Lo quieren ver en la cárcel y destituido de su cargo para poner una “ficha” masista a la cabeza el Gobierno Municipal de La Paz y de esa forma acceder a un espacio adicional de poder que les permita tomar la alcaldía de La Paz y, como están acostumbrados, meter a su gente a como dé lugar para destruir la institucionalidad construida en éstas dos últimas décadas, con Juan del Granado primero y con lucho Revilla después. Recordemos que ya hubo un breve intento de ese estilo cuando el MAS puso de Alcalde transitorio a Omar Rocha en 2015 y en pocos meses la institucionalidad se fue por la borda.

El masismo sabe que obteniendo uno de los bastiones políticos más importantes del país, sea como sea, a estas alturas de la campaña electoral le podría significar una gran ventaja para adelantarse definitivamente en las elecciones y asegurar la victoria en la ciudad de La Paz. Lógicamente esto también encarnaría la posibilidad de tener una ventaja para obtener la victoria en las elecciones nacionales.

No obstante, no han terminado aún de concretar su plan ya que se han visto complicados por un gran impasse. El desastre ambiental provocado hace un poco más de una semana en la Chiquitanía boliviana. Está claro que la gran mayoría de los bolivianos responsabiliza a Evo morales por tal calamidad ya que asume que a principios de julio, su gobierno modificó el decreto que regula las tierras de producción forestal permanente para autorizar el desmonte y la quema controlada de bosques en los departamentos de Beni y Santa Cruz con fines agropecuarios en terrenos privados y comunitarios.

Por lo tanto, se percibe que una de las consecuencias de los incendios haya tenido que ver con la inexperiencia en las “quemas controladas” promovidas por Evo. En ese sentido, durante la última semana Morales ha perdido capital político sistemáticamente y por lo tanto no le conviene ahora arriesgarse y seguir perdiendo credibilidad en La Paz. Volviendo al tema, si sacan del escenario institucional al Alcalde de La Paz, se les puede generar un efecto boomerang y no solo la población que vive en La Paz sino los bolivianos en general podrían manifestar su bronca. Por lo tanto lo que harán, el candidato presidente, sus asesores, sus jueces y sus fiscales, es esperar a que las aguas se calmen en cuanto a los desastres naturales para continuar con su plan desestabilizador que tiene que ver con generar un golpe de Estado al Gobierno Municipal de La Paz.

Los habitantes de La Paz en particular y los bolivianos en general, deben estar alertas ante esta posibilidad y deben manifestarse por todos los medios posibles en contra de este tipo de acciones que lo único que confirman es que este gobierno está cada vez más cerca del autoritarismo secante y que si pensamos distinto al Gobierno, sufriremos las consecuencias por ser opositores al régimen. Afortunadamente la tendencia muestra que si el MAS no logra sostener éstos conflictos, lo probable es que Evo pierda las elecciones nacionales y se tenga que ir. Seguramente ya existe temor en las filas del oficialismo respecto a los resultados de las próximas encuestas.

Jorge Dulón es administrador público y cientista político.