11/10/2020
Articulista Invitado

El ganadero que juega golf

Carlos Valverde
Carlos Valverde

Creo que nunca vamos a terminar de enterarnos de las habilidades y “dobles vidas” de los jerarcas masistas; de Arce Catacora, por ejemplo, que, según la Unidad de Investigaciones financieras, recibió dineros no explicados “de parte de seis funcionarios públicos por un total de 310.647 bolivianos”, situación que habría tenido lugar entre los años 2011 y 2019; Alberto Morales, de la UIF, dice que ningún funcionario debe enviar dinero a su superior; ojalá se sepa por qué se entregó eso que no debió entregarse.

Para que no se queden con la duda del título, Arce se compró una parcela (¿piensa construir ahí, alguna vez?) en un “exclusivo Club de Golf en santa Cruz, (el departamento sin modelo económico, según él) y se detectó también el ingreso de otro dinero, producto de “actividades ganaderas”… y claro, lo primero que uno piensa es que el hombre se dedica a las vacas y los toros aunque no se le detectó tal actividad, de lo que, si alguien tuviera malicia (no es mi caso) bien pudiera decir que es “ganadero” porque “ganó harto”… y en este caso a lo mejor, hasta acertaría.

Los descubrimientos de la UIF salen en tiempos electorales y parecen destinados a menoscabar la campaña del que escoge palos por número según el lugar de la cancha en el que se encuentre y la distancia del objetivo (lo que me hacés, Luchín… salir a ver qué es un “putter”,  un “wedge”, un “hierro”, un “palo de madera” y para qué sirven), pero resulta que el gobierno de la Dra. Añez ya se va y quiere dejar las tareas cumplidas (la Presidenta ha ordenado entregar todo como corresponde a la próxima gestión). De manera que me quedo con la idea de que es bueno que “las cuentas de Lucho” queden listas como para que él las aclare, porque no es cuestión tampoco de que no le den derecho a la defensa y a la aclaración… no sea que terminen pareciéndose a lo que la mayoría de los bolivianos queremos desterrar del gobierno de Lucho: el abuso de poder.

Se han denunciado “irregularidades en el manejo de plata (recursos) del Estado, en el ex Fondo Indígena (Nemesia Achacollo, ¿se acuerdan?) y de otras reparticiones y en esto involucran a la esposa del exministro, ahora candidato; de ser ciertas (los papeles están), estamos hablando de daño económico al Estado.

Según el informe, muy bien respaldado, se mostró, por ejemplo, que el gerente del SIN le envió la pichanga de 16.100 bolivianos y que no hay respaldo del por qué… normalmente uno va a Impuestos a pagar, no a recibir, pero también debe tener explicación. Porque si no, el hombre, con todo esto… está en el horno. Si no gana, por supuesto, porque si gana, eso queda ahí, “ipso facto”, como trataron que quede lo de doña Nemesia. Aunque los montos eran muy superiores y, además, no van a comparar a Nemesia con el Lucho, que es peso pesado y la señora era desechable.

Don Luchín, muy activo él, hizo trabajos de consultoría para Shell, siendo director de YPFB y esa es otra irregularidad que se puede convertir en delito, porque Shell es dueña de BG, que es socia de Repsol en el campo Margarita y en eso está metido YPFB, de manera que hay un choque de intereses. Ahí la cosa se pone complicada, porque no condice con el Estatuto del Funcionario Público y seguramente si la ley es ley de verdad, don Lucho tendrá que ir a contar detalles a un juzgado.

Pareciera también que no declaró ante el SIN dichos “servicios de consultorías” (difícil explicar cómo alguien que trabaja en YPFB hace una consultoría para la Shell) y eso es evasión de impuestos… ¡vaya! El que sabía que en teoría el Estado recauda para “distribuir” esos ingresos, decidió no pagarlos (de acuerdo al informe de la Procuraduría), seguramente porque sabe que muchos se roban esa plata y no quiso que eso pase con su dinero muy bien ganado (ganadero), así haya sido dudoso, en el campo legal, el servicio.

Hay también, en la denuncia, retiros de grandes montos, de más de un millón, que para él son pichanga porque manejaba miles de millones del tesoro, pero… claro… era plata del Estado y esta otra, parece haber sido de él…

Y uno puede seguir con esto porque existen hartas hojas bien detalladas y documentadas, las que Arce ha refutado desde el campo político, pero no tuvo el cuidado de aclarar el porqué de todo eso… y seguramente debe estar esperando que pase el 18 para ver si “explica o cajonea” la investigación…

¿Sabés qué es lo grave de esto? Que Luis Alberto Arce Catacora es candidato a Presidente y puede ganar, y seguiríamos en esas manos. ¿Te das cuenta? Menos mal que la gente debe estar al tanto de todo y ojalá reaccione de la mejor manera, poniendo en el ánfora un voto que represente lo contrario a esa historia vivida, una historia que, creo, la mayoría no queremos se repita.

Carlos Valverde es periodista.