22/09/2019
Informe Especial

El fuego y su efecto en las urnas

Amalia Pando
Amalia Pando
Este refrán es el que utiliza el gobierno como estrategia política; no como estrategia electoral, sino desde siempre. La mentira la convierte en verdad y miente de tal forma, con tanta fuerza, que parece que dicen la verdad cuando mienten. Por ello, le cuesta a un ciudadano de a pie creer ver al Presidente o Vicepresidente mentir sobre cosas básicas.Una de las formas de mentir es la publicación de encuestas que dan la impresión de que el presidente Evo Morales tiene una mayor intención de votos. Para que la mentira sea contundente, no se da margen para la publicación de encuestas que digan lo contrario.

En pasados días apareció una encuesta grosera, hecha por VíaCiencia, y el Tribunal Electoral le dio paso por tener resultados favorables a Evo Morales. No se sabe quién la financió; el gobierno y su partido manejan mucho dinero en operaciones que tienen el objetivo de distorsionar la verdad. No se olvide que el gobierno incauta el 10% del salario de todos los empleados públicos y nadie sabe cómo se administra esos millones de dólares mensuales.

La última encuesta de VíaCiencia asegura que Morales tiene más del 43% de respaldo, frente a 21% a favor de Mesa. Ese resultado es grosero. Por ejemplo, en La Paz Evo ganaría con el 56%; en contraste el TSE restringió la publicación de la UMSA, realizada en alianza con Jubileo y otros medios, que le da solo seis puntos de diferencia a Morales.

Ahora se sabe que a último momento –por orden de Morales– se restringió la encuesta de la universidad. Ahora se sabe que en junio, la presidenta el órgano electoral, María Eugenia Choque, envió una carta al rector de la Universidad, Waldo Albarracín. En la nota se detalla que cumplió los requisitos para la difusión de estudios y la universidad estaba habilitada para realizar y difundir los estudios de opinión. De tal modo que sí tenía autorización.

Minutos antes de la difusión de los resultados desfavorables a Morales llega la contra orden del TSE restringiendo la publicación. Casi todos los medios se asustan, excepto TVU, ANF y Brújula Digital, y ya no publican la encuesta.

Es una vergüenza que el TSE sea humillado constantemente y que quienes dirigen este órgano –el más importante que debería garantizar el respeto del voto– resulta que esté de rodillas al Poder Ejecutivo. Choque fue una brillante profesional y se esperaba de ella un sentido democrático; y Antonio Costas, quien asumió el cargo afirmando que haría respetar la voluntad popular, da pena.

El sometimiento de los medios tradicionales es más efectivo que en las redes sociales. Pero es interesante cómo las manejan. Por ejemplo, el diputado Rafael Quispe dio a conocer el certificado de nacimiento de una niña que nació el 8 de febrero del 2016, cuyo padre sería el presidente Evo Morales. El tema es que, según la denuncia, la madre concibió a los 15 años y tuvo a la bebé a los 16. Ello significa que se habría producido un delito penal y ético porque el supuesto padre ya va a cumplir 60 años.

En las redes sociales aparecieron otros cinco certificados de nacimiento, que eran fraguados; entre ellos una nena que nació en Sucre. La madre apareció para decir que el padre es otra persona. Los cinco certificados falsos hicieron que se perdiera la validez del verdadero. Es la táctica de introducir denuncias falsas para quitarle importancia a la verdadera.

Más interesante es lo que hacen con la candidatura del PDC, aparece un coreano y sólo de oírlo dan ganas de vomitar. Cada cosa que dice es tan grosera que se publica en las redes sociales. Este fenómeno comunicacional no parece auténtico; resulta que el señor Chi era director de la Universidad Cristiana y en un acto le dio el título Honoris Causa a Evo Morales. De tal forma que Chi es un agente operativo a favor del MAS y esta sospecha se ratifica porque la candidata a senadora de Tarija es esposa de un alto dirigente masista, como Hugo Moldiz. Está claro que la candidatura sólo busca rasguñar uno que otro voto a Carlos Mesa.

Si en algo se demostró la manipulación de la información sucedió en la tragedia de la Chiquitania. Pablo Solón escribió un artículo en la que afirma que la muerte hizo de la Chiquitania su hogar por los millones de animales que murieron. Es tanta la tragedia que hasta la Iglesia Católica se pronunció y afirmó que el responsable es el gobierno y pidió que se declare desastre nacional. Tal declaración permitirá la ayuda de personal civil y militar para aplacar el fuego.

¿A qué se debe la terquedad de no declarar desastre nacional al Gobierno y que le va a costar la elección? Con el incendio ampliaron la frontera agrícola, favorecieron a los colonizadores masistas, pero además está la imagen del Presidente. Lo que quiere el Gobierno es proyectar es un Presidente fuerte, imbatible y ni el incendio de la Chiquitania lo va a hacer retroceder.

Lo que sucede ahora es la indignación por la injusticia, abuso de poder, el abuso de difusión de encuestas mentirosas que proyectan al líder imbatible, peri que en realidad no soporta una rechifla; que es imbatible en la terquedad infame de dar la espalda de un pueblo que pierde su bosque. Ese abuso de poder va a tener un resultado que se verá en las urnas.

Tomado del programa Cabildeo

Amalia Pando dirige el programa Cabildeo, que se emite por internet