Mundo | 30/04/2020

Los desempleados por el coronavirus en EEUU ya suman 30 millones

Los desempleados por el coronavirus en EEUU ya suman 30 millones

Washington DC |30|4|20|

Mario Cañipa Vargas, especial para Brújula Digital

El Departamento del Trabajo de Estados Unidos informó este jueves que 3,8 millones de personas presentaron solicitudes para recibir el subsidio estatal de desempleo durante la semana anterior, con lo que el número total de desempleados desde que las medidas de aislamiento social para frenar la expansión del coronavirus se pusieron en vigencia ha llegado a 30 millones en todo el país.

Ese reporte, que se presentó un día después de que se informara sobre una drástica contracción de la economía en un 4,8%, se suma a los ya divulgados durante las seis semanas anteriores por esa cartera de estado, los mismos que empezaron con la preocupante cantidad de 3,3 millones de solicitudes de ayuda a mediados de marzo, luego subieron a 6.6 millones, alcanzaron un pico de 6.8 y luego bajaron a 4,4 millones de requerimientos la semana anterior.

Y si bien la cifra actual –3,8 millones de personas desempleadas en sólo siete días– es inferior a la última de 4,4 millones, sigue siendo muy alta en comparación a las que registraba el Departamento del Trabajo antes de la crisis del coronavirus, cuando las solicitudes de subsidio alcanzaron un tope máximo de 200.000 por semana, durante los últimos 10 años.

Varios analistas económicos, algunos de los cuales se mostraron más optimistas el lunes pasado, cuando pronosticaron que la cantidad de requerimientos del subsidio de desempleo podía llegar “sólo” a tres millones esta semana, insistieron el jueves en referirse a la actual como una crisis económica que sólo puede compararse a la de la Gran Depresión de 1930.

El propio presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, el equivalente del Banco Central de Bolivia, Jerome Powell, fue muy claro al advertir el miércoles que durante el segundo trimestre del año, la economía norteamericana se contraerá en un nivel “sin precedentes” en su historia, por lo que la institución que preside decidió mantener su tasa directriz en un nivel entre cero y 0,25%.

“La economía estadounidense puede necesitar más apoyo”, señaló Powell e insistió en que “la profundidad como la duración del bache económico por el que atraviesa el país son extraordinariamente inciertos y van a depender en gran medida de cuán rápido se logre controlar el virus”.

Horas antes de esa declaración, el Comité de Política Monetaria de la Reserva Federal adelantó que la crisis pesará con fuerza en la actividad económica, el empleo y la inflación en el corto plazo, y dijo que supone un riesgo considerable para el pronóstico de la economía en el mediano plazo, por lo que mantendrá los niveles de las tasas de interés hasta que el país “esté en vías de lograr el máximo empleo y los objetivos de estabilidad de los precios”.