Mundo | 23/03/2020

EEUU ya es el tercer país del mundo con más casos de coronavirus

EEUU ya es el tercer país del mundo con más casos de coronavirus

Washington DC

Mario Cañipa Vargas, para Brújula Digital

En una crisis sin precedentes, que paraliza poco a poco sus actividades y amenaza con generar un severo quiebre en su economía, EEUU se ha convertido en el tercer país con más casos confirmados de coronavirus después de China e Italia, según un reporte sobre la propagación de esta enfermedad que la Universidad Johns Hopkins actualiza de manera permanente.

La actualización de datos de la mañana de este lunes establece que Estados Unidos registra al momento 35.345 casos confirmados de coronavirus, con 483 fallecidos, antecedido por Italia, que tiene 59.138 casos y 5.476 muertos, y China, con 81.496 y 3.270 muertes. Después de Estados Unidos en la lista de países afectados se encuentran España, con 33.089 casos, y Alemania con 27.289.

Poco antes de que se conocieran esas cifras, el presidente Donald Trump había anunciado nuevas medidas para enfrentar el feroz ataque del coronavirus a su país, como la activación de la guardia nacional en los tres estados “más golpeados” –Nueva York, Washington y California–, cuyos gobernadores asumirán el mando de la misma de manera local con costos pagados por la administración central.

En su ya acostumbrada conferencia de prensa diaria en la Casa Blanca, Trump informó el domingo por la tarde del inmediato despliegue de estaciones médicas de emergencia a esos tres estados, que sumarán unas 4.000 camas de hospital para la atención de los infectados por el virus.

“Para aquellos que están preocupados y asustados, sepan que mientras sea su Presidente pueden estar seguros de tener un líder que siempre luchará por ustedes. Tendremos una gran victoria, que será más rápida de lo que muchos esperan”, sostuvo Trump en un tono más optimista que en oportunidades recientes.

Las medidas que Trump anuncia casi a diario desde la Casa Blanca han causado diversas reacciones entre los gobernadores de, los alcaldes y, por supuesto, entre los parlamentarios estadounidenses, algunos de las cuales han criticado duramente a su administración por la adopción de medidas dispersas y carentes de una estrategia global para enfrentar el avance de la pandemia.

El influyente The Washington Post, publica este lunes una nota en su primera plana que bajo el título “La tardía respuesta de Trump ensancha la brecha con líderes locales y estatales” recoge las declaraciones de gobernadores y alcaldes estadounidenses que en las últimas horas expresaron su preocupación por la lenta y a momentos contradictoria reacción del mandatario frente a la vertiginosa subida del número de casos y muertes por el coronavirus en este país.

“Todos construimos el avión mientras estamos en pleno vuelo”, le dijo, por ejemplo, el gobernador del estado de Michigan, Gretchen Whitmer, a una cadena de televisión durante el fin de semana. “Sería bueno tener una estrategia nacional”, agregó en esa declaración, que se sumó a otras similares en demanda por mayor atención y rapidez del Gobierno central.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, lamentó las condiciones en las que los operadores de salud enfrentan la pandemia e hizo una alarmante declaración que advierte dramáticamente que lo peor está por venir: “abril va a ser mucho peor que marzo y mayo puede ser aún peor que abril; a este punto estamos por nuestra cuenta”.

Hasta el momento, pese a que se esperaba la aprobación de la medida para el lunes en el Senado, republicanos y demócratas no han llegado aún a un acuerdo para la aprobación del paquete de estímulo económico más importante de la historia moderna que la Casa Blanca haya presentado al Congreso, que incluye la liberación de más de un billón de dólares para paliar los efectos de la pandemia en la economía norteamericana.

Y si bien la Reserva Federal ha anunciado una expansión ilimitada de los programas de compra de activos hasta que se estabilicen los mercados financieros y el gobierno de Trump hace esfuerzos que anuncia como gigantescos, miles de negocios pequeños y medianos se cierran todos los días y decenas de millones de ciudadanos viven angustiados por la proximidad del fin de mes, cuando tendrán que pagar alquileres e hipotecas irremediablemente.