Mundo | 29/04/2020

EEUU se prepara para su peor crisis desde la Gran Depresión de 1930

EEUU se prepara para su peor crisis desde la Gran Depresión de 1930

Washington DC |29|4|20|

Mario Cañipa Vargas, especial para Brújula Digital

El Departamento de Comercio de Estados Unidos informó este miércoles que la economía nacional se contrajo en un 4,8% durante el primer trimestre del año, con lo que ha quedado confirmado que este país está en las puertas de una crisis sólo comparable con la que soportó en la Gran Depresión de 1930, han adelantado varios expertos.

Ese es el primero de los cálculos que hace esa cartera de gobierno sobre la evolución del Producto Interno Bruto (PIB) en el año y sólo refleja el impacto negativo de las últimas dos semanas de marzo, que hasta hoy representan únicamente un tercio del total del tiempo en que la economía estadounidense se encuentra semiparalizada por las medidas asumidas para evitar una mayor propagación del coronavirus.

“La caída del PIB en el primer trimestre fue, en parte, debido a la respuesta para frenar la COVID-19”, explicó el Departamento de Comercio en un comunicado en el que explica además que la medida “ocasionó cambios bruscos en la demanda, a medida que las empresas y las escuelas cambiaron a un modo de funcionamiento remoto o cancelaron operaciones y los consumidores cancelaron, restringieron o redirigieron sus gastos”.

Al mismo tiempo, el principal asesor económico de la Casa Blanca, Kevin Hassett, advirtió en una entrevista de televisión que la economía estadounidense se contraerá aún más durante el segundo trimestre del año, hasta alcanzar entre un 20 y un 30 por ciento, causando una crisis incluso más grave que la de finales de los años 20 y principios de los 30 del siglo pasado.

Hassett, que hasta el año pasado dirigió el Consejo de Asesores Económicos y ahora aconseja directamente al presidente Donald Trump, adelantó que la tasa de desempleo en abril –que en marzo fue de 4.4% y en febrero de 2,1%– alcanzará el 16% o el 17%, aunque dijo sentirse confiado en que la economía registrará una tendencia positiva durante el tercer trimestre, a medida que las actividades económicas se reactiven.

Desde que algunos estados empezaron a aplicar diferentes tipos de cuarentena para enfrentar al nuevo coronavirus a mediados de marzo, cientos de miles de negocios medianos y pequeños han cerrado sus puertas en todo el país, con lo que, según datos de la Secretaría del Trabajo, más de 26 millones de personas han perdido sus empleos y se han visto obligados a solicitar ayuda del gobierno.

Hasta ahora, Trump ha puesto en marcha tres planes de estímulo para paliar los dramáticos efectos del coronavirus en la economía de las familias estadounidenses por un valor que supera los tres billones de dólares, con transferencias directas de dinero a los ciudadanos y subsidios a las medianas y pequeñas empresas.

El pasado viernes, Trump emitió la tercera de esas disposiciones con 483.000 millones de dólares para ayudar a la reactivación de las empresas estadounidenses, luego de que se agotó la primera ayuda de 349.000 millones. Pocas horas después, la Oficina de Presupuesto del Congreso advirtió que esa medida tendría una consecuencia negativa para las finanzas públicas y proyectó que el déficit fiscal del país se triplicará hasta alcanzar los 3.7 billones de dólares.

La contracción de la economía en un 4,8%, que Hassett no ha dudado en calificar de “la punta del iceberg” de la crisis en la que este país podría caer en adelante, ha echado por la borda una tendencia sostenida de crecimiento que Estados Unidos mantuvo durante la llamada “década prodigiosa”, desde que salió de su anterior crisis y alcanzó, en julio pasado, un récord de 120 meses seguidos de expansión.

“La recesión global por el coronavirus golpeó a la economía estadounidense con una fuerza tremenda, terminando con 10 años de crecimiento sostenido”, dijo la especializada Oxford Economics en una nota fechada hoy y recordó además que la economía estadounidense cerró en 2019 con una tasa positiva del 2,1% registrada en el último trimestre de ese año.

“Estos datos sólo muestran la borrasca antes del huracán en el segundo trimestre”, dijo por su parte el especialista Ian Shepherdson de la firma Pantheon Macroeonomics a los periodistas en Washington.

En tanto, la agencia EFE dijo que ante los temores por la inminente crisis, el gasto de los consumidores, que en Estados Unidos representa casi dos tercios de la actividad económica, se redujo un 7.6 % en el primer trimestre, el mayor descenso en este indicador desde 1980.

El sector exterior también contribuyó a este panorama negativo, según la agencia española: las exportaciones cayeron también un 8,7 % mientras que las importaciones lo hicieron aún más, un 15,3 %

El Departamento de Comercio indicó que un segundo informe preliminar con datos más completos sobre la evolución del PIB en esta gestión será publicado el 28 de mayo próximo.