Mundo | 02/05/2020

Comunicado de la Casa Blanca: Trump reitera ayuda a Bolivia para lograr una transición política pacífica

Comunicado de la Casa Blanca: Trump reitera ayuda a Bolivia para lograr una transición política pacífica

Washington DC |2|5|20|

Mario Cañipa Vargas, especial para la Brújula Digital

Poco después de que la presidenta Jeaninne Añez agradeciera el apoyo recibido de parte de su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, durante una llamada telefónica, la Casa Blanca emitió un comunicado oficial en el que explica que el mandatario elogió el “fuerte liderazgo” de su colega boliviana y le ofreció su apoyo para lograr una transición política pacífica y democrática en su país.

“El presidente Trump ofreció asistencia para ayudar al Gobierno transitorio de Bolivia en sus esfuerzos para ayudar a sus ciudadanos”, dice el documento divulgado aquí a través de los medios de comunicación.

“También expresó su apoyo a la implementación por parte de la presidenta interina Añez de medidas económicas muy necesarias; elogió su fuerte liderazgo y reiteró el apoyo de Estados Unidos a una transición pacífica y democrática en Bolivia”, agrega el documento oficial.

Poco antes, la presidenta Añez agradeció una llamada telefónica que Trump le hizo en la mañana del sábado para expresar –dijo la Jefa de Estado en su cuenta de Twitter– “su solidaridad democrática con el pueblo boliviano en la lucha contra el Covid-19 y en la agenda bilateral que tenemos en desarrollo”.

Se conoció oficialmente que durante la conversación producida el sábado en la mañana ambos mandatarios analizaron “las formas en que los dos gobiernos pueden trabajar juntos en respuesta a la pandemia de coronavirus”, que hasta ahora ha registrado más de 1.100 casos positivos y ha segado la vida de 66 personas en Bolivia.

El gobierno boliviano, que en los últimos días recibió duras críticas de parte de un congresista estadounidense y de un influyente diario capitalino en Estados Unidos, amplió hasta el 10 de mayo una cuarentena que se vive en todo país desde el 20 de marzo pasado, en medio de protestas y manifestaciones ciudadanas por la ampliación de las restricciones de circulación, controladas en algunos casos por la fuerza militar.

El viernes, el congresista estadounidense y presidente del Comité de Asuntos Externos de la Cámara de Representantes, Eliot Engel, se pronunció en contra del anuncio realizado por el ministro de Gobierno boliviano, Arturo Murillo, sobre la ejecución de “ciberpatrulajes” para perseguir a quienes “desinformen” durante la crisis del nuevo coronavirus en Bolivia y pidió al gobierno de Añez a dejar sin efecto esa medida.

Un día antes, el jueves, el influyente Washington Post publicó un reportaje en el que colocó a Bolivia en una lista de cinco países, junto a India, Filipinas, Sri Lanka y Camboya, de los que dijo son escenarios de persecución a políticos opositores a sus gobiernos y amedrentamiento a los medios de comunicación con la excusa de la pandemia del coronavirus.

“Un ejemplo sorprendente de la represión durante la pandemia es el de Bolivia. Antes del brote, el gobierno de derecha encabezado por la presidenta interina Jeanine Añez ordenó la detención de cientos de opositores, el amordazamiento de periodistas y una campaña de ‘pacificación nacional’ que dejó por lo menos 31 personas muertas, según la Defensoría del Pueblo y grupos de derechos humanos”, dice el reportaje publicado por el diario capitalino.

La llamada de Trump a Añez se produjo en medio de un clima de tensión política en Bolivia producida por la aprobación, en la Asamblea Legislativa, de una ley para la celebración de las postergadas elecciones en un plazo de 90 días, misma que fue rechazada por la propia Presidenta.

Añez anunció la presentación de un recurso de inconstitucionalidad en contra de esa Ley ante el Tribunal Constitucional, mientras las protestas y movilizaciones bajan su intensidad en algunas ciudades donde se produjeron.