Economía | 14/01/2020

BOA reduce de 13 a 4 vuelos a Uyuni y Amaszonas tiene 15 vuelos programados a ese destino

BOA reduce de 13 a 4 vuelos a Uyuni y Amaszonas tiene 15 vuelos programados a ese destino

Naves de BOA. Foto: RRSS

Brújula Digital|14|01|20|

La estatal Boliviana de Aviación (BOA) redujo a solo cuatro viajes semanales a Uyuni, lo que representa una disminución del 70% de su frecuencia de vuelos a una de las rutas turísticas con mayor demanda. En cambio la privada Amaszonas tiene programados 15 vuelos por semana al mayor yacimiento de litio de la región.

“En diciembre de 2018, BOA tenía 13 vuelos semanales de La Paz hacia Uyuni. Ahora, en diciembre de 2019, esas frecuencias se redujeron a sólo cuatro vuelos semanales, eso es una reducción del 70% en una ruta muy demandada por los turistas”, sostuvo la diputada Claudia Mallón (UD), según reporte de Página Siete.

La legisladora aseguró la semana pasada que BOA se convirtió supuestamente en un “botín político” y que al parecer hay una intención del Gobierno de favorecer a la línea aérea privada. “Extrañamente a BOA se le han quitado frecuencias en rutas muy importantes y en las cuales hay gran demanda de pasajeros, y esas rutas se las han entregado a Amaszonas, que casualmente en las últimas semanas ha obtenido nuevas autorizaciones para rutas en las que BOA tenía el control”, explicó Mallón.

En esa línea, la presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa, protestó el lunes contra el recorte de rutas de BOA y no descartó una Petición de Informe Escrito al Ministerio de Obras Públicas. “Estamos haciendo la Petición de Informe Escrito al ministro de Obras Públicas (Iván Arias) para saber ¿qué es lo que está pasando? ¿Cómo es posible que haya esta deslealtad entre empresas? Sobre todo con una empresa nacional, estatal que tiene que generar recursos para poder coadyuvar con los bonos que se crearon en el anterior gobierno”, explicó.

Un comunicado de BOA señala que se redujo la frecuencia de vuelos a Uyuni por una presunta “baja demanda” y las limitaciones en una de sus naves en esa ruta. “En el caso de (la ruta) La Paz-Uyuni, que tenía siete vuelos semanales hasta noviembre de 2019, se redujo a cuatro debido a la baja demanda y a la limitación de la flota Boeing 737/300, que alimentaba este destino desde El Alto”, dice la aerolínea.

La administración de la empresa aérea estatal afirmó que se busca hacer cambios que permitan a BOA ser “sostenible en el tiempo, modernizar parte de su flora aérea, ofrecer un mejor servicio y, sobre todo, desenvolverse con una gestión transparente y rentable”.

En la actualidad, BOA cuenta con una flota de 21 aeronaves, de las cuales 14 operan a diario y las restantes se encuentran en proceso de mantenimiento programado y serán incorporadas de a poco a las operaciones de la empresa, una vez que se cumplan las revisiones mecánicas.

Asimismo, la empresa manifestó que la coyuntura del país, entre octubre y noviembre del año pasado, afectó sus operaciones y mermaron sus ingresos en unos 13 millones de dólares, como consecuencia de los 125 mil pasajeros que no pudo transportar por la convulsión social.

No obstante, la empresa de transporte aéreo sostuvo que desde diciembre experimentó un “repunte en sus ingresos netos”, que pasaron de 189.278 dólares en diciembre de 2018 a 340.860 el último mes de 2019.

BOA perdió frecuencias en otras rutas

Otras rutas en las que BOA bajó sus frecuencias desde diciembre son La Paz-Sucre, tramo en el que los vuelos se redujeron de 35 semanales, en 2018, a 20 en diciembre del año pasado, es decir, un 20% menos. En la ruta Santa Cruz-Cochabamba  los viajes se redujeron en 14% y en el tramo La Paz-Cochabamba  el itinerario disminuyó en un 13%.

Ante las denuncias de reducción de frecuencias, el gerente de BOA, Juan Carlos Ossio, y el ministro de Obras Públicas, Iván Arias, señalaron que la cancelación de rutas e itinerarios responde a un plan para disminuir los gastos que tiene la aerolínea pública y que los destinos que sufrieron modificaciones en sus itinerarios presentaban una baja demanda de pasajeros.

Mallón también se refirió a la “sospechosa” designación de exempleados de Amaszonas en cargos jerárquicos en BOA y otras dependencias estatales, y dijo haber iniciado una investigación ante presuntas irregulares en esos nombramientos.

La legisladora señaló que el actual gerente general de BOA trabajó antes en Amaszonas como vicepresidente de finanzas, mientras que el gerente de administración de BOA, Eduardo Delgadillo, ocupó un alto cargo en la línea aérea privada; esos dos cargos entre otros actuales funcionarios de BOA, la Dirección General de Aeronaútica Civil (DGAC)  y la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes  (ATT) e Impuestos Nacionales.

“Creemos que estas personas vienen de una dudosa designación. Es decir se ha designado a personas en puestos claves como la ATT,  la DGAC, Servicios de Aeropuertos Bolivianos (Sabsa) e incluso hablamos de Impuestos Nacionales”, manifestó.