Cultura | 06/01/2021

Diego Ayo disecta a la democracia boliviana y al gobierno de Morales en tres textos de lectura obligada

Diego Ayo disecta a la democracia boliviana y al gobierno de Morales en tres textos de lectura obligada

Brújula Digital |06|01|2021|

Milton Condori

El politólogo y analista Diego Ayo acaba de publicar tres libros de su autoría en los que retrata las características de la democracia de Bolivia y hace agudas reflexiones sobre el futuro del país y cómo mejorar su institucionalidad democrática.

Los tres textos serán presentados en cuanto las condiciones sanitarias del país lo permitan, pero mientras tanto el autor los ha distribuido en versiones digitales y ya han ocasionado interés de los lectores.

En uno de ellos hace también una reflexión crítica sobre su breve paso en la política partidaria, cuando fue portavoz de Comunidad Ciudadana y cuenta detalles de cómo aceptó ese cargo y cómo se produjo, después, su salida.

El primero de los libros titula Los pilares del MAS en la retina y reúne cuatro ensayos escritos por el autor entre 2016 y 2019. Los ensayos hacen una importante introspección a dos de los rasgos del gobierno de Evo Morales, como son el autoritarismo y la corrupción. Los cuatro ensayos son: El modelo de la ilusión al mando de Evo Morales; El cártel de Evo: un modelo de corrupción en Bolivia; ¿Qué hay detrás de la CAMCE?; La verdad sobre el fondo indígena, un modelo “vicioso” de gestión pública.

Ayo, que es investigador, profesor de la UMSA y tiene un doctorado en Gobierno y Administración Pública en la Universidad Complutense de Madrid, ha analizado en los últimos años la evolución del gobierno de Morales. “El corazón de ese modelo giró en torno a la población usualmente marginal o simplemente olvidada. ¿Qué se esperaba de Evo Morales? Que recuerde a estos bolivianos y restituya sus derechos. ¿Qué hizo? Recordar solo a los bolivianos-indígenas amigos, socios o militantes y restituir los derechos de esa minoría”, dice en el texto.

“El engaño a campesinos e indígenas no provino de empresarios poderosos, transnacionales intocables, petroleras confabuladas para saquear y demás oligarcas repartidos por Bolivia. El engaño a campesinos e indígenas provino de un gobierno presidido por un indígena y un séquito de indígenas y campesinos dispuestos a enriquecerse utilizando el nombre de “su” gente para hacerlo con eficiencia”, agrega.

El segundo libro también es una compilación, esta vez de 30 ensayos sobre democracia y el régimen de Morales. El texto titula El Proceso de Cambio en la mira y ha sido coauspiciado por la Carrera de Ciencias Políticas de la UMSA. Entre los ensayos incluidos están por ejemplo Reflexiones para pensar el racismo y la presencia de identidades “blancas”, “indias” y mestizas; Más sobre el Fondo Indígena, un modelo eficiente de corrupción; Escándalo, Gabriela Zapata y el “cártel de la mentira”; Una evaluación de la evaluación de Álvaro García Linera respecto a la derrota del 21 de febrero; y Más control remoto. El uso y abuso gubernamental de la publicidad.

En el prólogo del libro, el politólogo Franklin Pareja señala que “Diego Ayo aborda a manera de balance los temas centrales referidos a el ciclo político del periodo de del MAS, haciendo referencia desde una crítica intensa el arco histórico de las reformas y su efecto en el campo político y económico, traduciendo que la reproducción del poder no se cimienta en el éxito de sus políticas sociales ni en una ‘aparente’ gestión del manejo de la cosa pública, sino en una compleja maquinaria de cooptación y ejercicio del poder en clave corporativa”.

El tercer texto, denominado Confesiones políticas de un no político, es quizás el más innovador de los tres. En un estilo vibrante, y a ratos también farragoso, Ayo presenta sus criterios sobre una veintena de políticos nacionales, desde Víctor Paz a Carlos Mesa, pasando por Jorge Quiroga y Hugo Banzer.

Este libro, que corresponde al género de sátira política, muestra las sensibilidades, ideas y opiniones que tiene el autor sobre los principales actores políticos bolivianos de la era democrática y ofrece una visión muchas veces sarcástica y punzante de las acciones de éstos.

En entrevista con Brújula Digital, Ayo comentó que el libro da un vistazo a través de 28 capítulos que muestran de manera crítica y satírica lo que es la historia de la democracia en Bolivia y de sus protagonistas: “una tragicomedia”, resume.

Ayo cree que los líderes políticos centrales del país “pudieron haber cambiado la historia del país, pero que jamás sucedió”.

En uno los perfiles, Ayo retrata a Mesa, a quien o califica como un “caudillo líquido”. Hablando de su contratación como vocero de Mesa, Ayo señala que el expresidente es un líder que “tomó una decisión arbitraria de contratarlo y luego una decisión democrática para despedirlo”.

Por otro lado, Ayo resaltó el capítulo donde habla del exvicepresidente, Álvaro García Linera, afirmando que “era un tipo peligroso y que nos mal-gobernó”.

“Él no tenía méritos, pero tenía lo que a la gente le gustaba, un lenguaje electoral versado en los ‘malos’ gobiernos que tuvimos y promesas que hacían soñar a lo futuro, porque la población se contentaba y aplaudía las mentiras suaves que decía”, declaró el politólogo.

Señaló que García Linera pasó por cuatro momentos para llegar a convertirse en “el líder futurólogo que la población boliviana necesitaba”.

El primero de ellos, según comentó el autor del texto, es el “bachiller que engaño a la familia”, porque “cautivó a todo el mundo con ese bachillerato que no existe”; el “terrorista del lenguaje, porque la gente necesitaba irracionalidad para haber pasado por alto el atentado que cometió a la Universidad Mayor de San Simón, del cual, junto a su EGTK, hurtó 1,6 millones de dólares”; luego está el momento donde fue “pausado analista de televisión, medio por el cual se ganó la simpatía de los bolivianos”; y el último es el “vicepresidente de la resistencia, que, a pesar de todo lo pasó e hizo, logró ganar la vicepresidencia sin que nadie le objetase algo”.

Ayo agregó que la democracia boliviana está basada en el personalismo que tiende a convertirse en una dictadura que ahoga fácilmente al pluralismo que se pensaba construir.

“La democracia es la capacidad de salir de los personalismos, es la capacidad de crear puentes entre la realidad de quien es elegido como mandatario viendo las necesidades de los demás que lo eligieron, pero el Bolivia, el personalismo abunda y tiende a convertirse en una dictadura que ahoga a la democracia que se pensaba construir”, dijo en la entrevista.

Señaló que sus tres textos aún no han sido presentados debido a la situación que vive el país generada por la pandemia y que posiblemente lo hará en los meses que viene o cuando la situación del Covid-19 mejore.

MC/RPU