Sociedad | 11/06/2019

Muere “Tataque” Quisbert a los 66 años, símbolo del boxeo y de la lucha libre



Brújula Digital|11|06|19|

Walter “Tataque” Quisbert falleció el lunes a sus 66 años de edad. Fue un símbolo del boxeo y de la lucha libre. Su hija, Verónica Quisbert, informó que su padre murió aquejado por la diabetes y después de no poder recuperarse de una intervención quirúrgica a la que fue sometido con anterioridad.

Con 2,25 metros de altura, Quisbert, nacido en La Paz en 1958, subió al ring cuando tenía 14 años. Saltó a la fama en 1977, al ganar la medalla de oro en los Juegos Deportivos Bolivarianos y un año después fue campeón en el Sudamericano realizado en Brasil en 1980.

Saltó después a la lucha libre, disciplina en la que se coronó como  campeón mundial en 1990 en Panamá. “Es algo que tenemos los bolivianos, ese cariño, ese corazón, esa decisión de ser alguien más. Allí en Panamá tuve que enfrentarme a luchadores de dos metros que pesaban 140 kilos. Agradezco a Dios por haberme hecho grande eso me ayudó mucho para ser un luchador”, recordó en 2012 en una entrevista con Página Siete.

“Voy a estar con Dios y voy a estar feliz”

“Él se ha ido tranquilo. Vamos a cumplir sus últimos deseos. Nos decía que ya se iba a ir y que no quería que lloremos, sino disfrutemos y oigamos las canciones que le gustaban. ’Voy a estar con Dios y voy a estar feliz’, nos decía”, relató Verónica, hija del reconocido atleta, en entrevista con el programa Todo A Pulmón. 

“Tataque Quisbert” nació en La Paz y desarrolló el gusto por los deportes a muy corta edad. Se inició como basquetbolista y con el paso de los años fue adquiriendo una notable altura hasta a llegar a medir 2,25 metros. 

Finalmente, decidió dedicarse al boxeo amateur y en 1977 logró la medalla de oro para Bolivia en los Juegos Deportivos Bolivarianos en la categoría “pesos pesados”. No fue el único laurel para “Tataque Quisbert” en esta disciplina, ya que en 1980 se convirtió en campeón en el Sudamericano desarrollado en Brasil. 

Tras retirarse del boxeo, Quisbert se dedicó a la lucha libre profesional. Su colosal altura y buena técnica hicieron que siempre sea reconocido en las distintas arenas de lucha nacionales e internacionales. En 1990 obtuvo el campeonato mundial de lucha libre en Panamá. 

Luego de su retiro de la lucha, “Tataque Quisbert” puso su interés en sus negocios y en la formación de jóvenes luchadores. Sin embargo, distintos malestares mermaron su salud e hicieron que en la última etapa se dedicara al reposo y a su recuperación. 

“Nos decía que cuando uno está enfermo es cuando conoce a los verdaderos amigos. Esos lo han acompañado cuando se ha operado y han ido a visitarlo a su casa. Son pocos, pero por lo menos sabemos cuáles son los verdaderos amigos de mi papá”, contó su hija. 

La noticia de su deceso generó enorme repercusión en las redes sociales. Muchos internautas expresaron su tristeza por la partida de una de las máximas figuras de la lucha libre del país. Incluso el presidente Evo Morales manifestó su pesar por la reciente muerte del notable atleta paceño. 

"Lamentamos la partida de Walter "Tatake" Quisbert, gran animador y campeón de boxeo y lucha libre; muy querido por nuestro pueblo por su sencillez, disciplina y humildad. Nuestra solidaridad a su familia. Vivirá en el recuerdo de quienes admiramos su fuerza en el cuadrilátero", dijo Morales a través de su cuenta de Twitter.