Reportajes | 16/07/2019

La Paz, “cuna” de la modernidad del servicio de transporte público

La Paz, “cuna” de la modernidad del servicio de transporte público

El Teleférico y los Pumakatari, los servicios estrella de La Paz.

Brújula Digital |16|07|19|

Maite Lemus

Los servicios de transporte masivo de pasajeros, por cable y en buses, colocan a La Paz en una de las ciudades más modernas del país, de esta manera se constituye en una de las capitales de la región con mayor innovación en el área.

Ambos servicios iniciaron sus operaciones en 2014. Los primeros 61 buses Pumakatari arrancaron su trabajo en febrero de ese año, y las 109 cabinas de la Línea Roja de Mi Teleférico comenzaron a transportar pasajeros en mayo del mismo año entre las ciudad de La Paz y El Alto.

Los dos servicios crecieron en los últimos años, los buses ya suman 174 unidades, de los cuales 39 son pequeños, los ChikiTitis, y fueron presentados el domingo (14) para que próximamente inicien sus servicios a barrios ubicados en las laderas de La Paz.

Mi Teleférico también creció, ahora tiene 10 líneas operando con más de mil cabinas en 35 estaciones: Roja, Amarilla, Naranja, Blanca, Celeste, Morada, Verde, Azul, Café y Plateada.

Los dos servicios son una de las principales atracciones de turistas nacionales y extranjeros, además de personalidades que visitan el país y en particular las ciudades de La Paz y El Alto.

Cuna de la modernidad

La Paz recuerda hoy los 210 años del primer grito libertario en América Latina, la Revolución del 16 de julio de 1809. Esta fecha es memorable para los paceños porque La Paz es la “cuna de la libertad”, pero también hoy es la “cuna” de los servicios de transporte público más modernos que tiene en el país.

Adela Quino Alcázar, una vecina de El Alto que vive en Senkata, contó a Brújula Digital que utiliza diariamente el teleférico de la Línea Amarilla que toma en Ciudad Satélite y algunas veces (cuando no hay transporte público en El Alto) se va en taxi hasta la Línea Morada que baja hasta el centro paceño y de ahí toma la Línea Celeste que va hasta la Curva de Holguín. “Me favorece este servicio porque es más rápido y más económico; con los minibuses es mucha trancadera y los choferes cobran pasajes a su gusto”, mencionó.

Doña Adela cuenta que baja todos los días de la ciudad de El Alto a La Paz, en horas de la tarde. Trabaja en Obrajes y vuelve a su hogar a las 22:30 en la Línea Amarilla. Recuerda que hasta hace poco trabajaba en Los Pinos, ubicado en la zona Sur, y entonces utilizaba el Teleférico hasta la Curva de Holguín, luego tomaba un bus PumaKatari para llegar a su fuente de trabajo.

La salida de los buses, continuó Adela, “es constante, cada diez minutos, y me gusta que siempre para en sus paradas. Es bueno porque llega directo, no es como el minibús que van esperando hasta que se llene y van bajando en todo lado”.

María, otra de las vecinas alteñas que vive en Senkata, dijo que todas las tardes de la semana retorna a su casa en la Línea Morada del Teleférico. Trabaja en Villa Fátima y dijo que en las mañanas va en minibús por la Autopista, pero en la tarde y por la trancadera en La Ceja, prefiere trasladarse en Teleférico. También dijo que el servicio por cable es una gran ayuda cuando hay paro de transporte.

Don Antonio, también vecino de la ciudad de El Alto, que vive cerca de la extranca (carretera a Viacha), mencionó que el Teleférico es un transporte beneficioso, “nos facilita en el tiempo, muchas veces se presentan cosas en el camino y por el Teleférico llegamos a tiempo a nuestro trabajo”, dijo.

Isabel Ruíz, vecina de la zona de Obrajes, sostuvo que el Teleférico facilita el traslado de una zona otra cuando hay paros y también dijo que acerca al centro y une a muchos barrios. Destacó el servicio de los buses Pumakatari en La Paz. “En una ocasión me acercó rápidamentea Llojeta”, aseguró.

Manifestó que el Teleférico es una solución al paro de transporte de los choferes sindicalizados, como el ocurrido el lunes 15 de julio. Los buses en horas de la noche “nos ayudan llegar a nuestras casas” sin dificultades, en ausencia de los minibuses, dijo Ruiz.