Reportajes | 11/06/2019

Mujeres constructoras pintan murales en demanda de igualdad de derechos laborales



Brújula Digital |11|6|19|

Maite Lemus

Mujeres constructoras, son arquitectas, albañiles y ayudantes de construcción. Juntas diseñaron bocetos de obras de pintura. Ellas expusieron los temas. Una vez que concluyeron las propuestas contrataron a un artista para que pueda dibujar o plasmar en un mural, después ellas pintaron. En su mayoría los temas son de preocupación del momento: igualdad de derechos laborales y salariales, también se expresaron contra el feminicidio y la discriminación de género, cultural y racial…

“Estamos sobresaliendo, nos sentimos muy felices como mujeres y exigimos igualdad de derechos a través del mural. Yo trabajo de albañil ya hace ocho años y siempre alcanzo (o trabajo similar) a los hombres en lo que hacen. Puedo alcanzar a los hombres”, dijo Otilia Mamani, una de las mujeres miembros de la Asociación de Mujeres Constructoras (Asomuc).

El domingo último, las mujeres constructoras participaron de la denominada “Feria de la Pintura”, organizada por la Asomuc y la Red Hábitat, en coordinación con la Secretaría Municipal de Culturas y la Secretaría Municipal de Infraestructura Pública de la Alcaldía de La Paz. El espacio para la pintura de los murales fue el inicio de la calle Potosí, cerca del Mercado Lanza, en la ciudad de La Paz.

Martha Calle, otra constructora, sostuvo que se capacitaron como mujeres del sector desde el 2010 y que salen a pintar murales en la ciudad, como el que hicieron en el túnel de la calle Potosí. “Salimos a pintar y es mano de obra de las mujeres constructoras”, dijo orgullosa.

Considera que los murales embellecen la ciudad y se deberían apreciar y cuidar. “La pintura embellece a la ciudad de La Paz y nosotras como mujeres constructoras, siempre hemos pedido igualdad, el mismo trato a las mujeres, ya no a la discriminación porque nosotras hemos sufrido mucha discriminación, hasta mujeres profesionales sufren en instituciones, por eso nosotras queremos que se respeten los derechos y que ya no haya discriminación ¡basta! Se tiene que terminar, eso es lo que yo pido como mujer constructora”, dijo a Brújula Digital.

Eva Choque, también constructora, considera que las mujeres hoy en día salen adelante en todas las áreas profesionales y técnicas. “Las mujeres vamos a poder encabezar muchas organizaciones, podemos salir adelante y no solo los hombres”, añadió.

Recordó que empezó a ser mujer constructora hace 18 años; contó que ahora está en estado de gestación y que hacer pintura  le relaja y le encanta. Choque pintaba el mural con mucho entusiasmo.

Choque cree que un mural expresa lo que está ocurriendo en la sociedad, lo que antes estaba prohibido a la mujer, ahora ellas lideran el trabajo de la construcción. “En el mural que estamos pintando, se ha plasmado a las mujeres constructoras, antes era prohibido que las mujeres se pongan a hacer obras o levanten cosas pesadas, pero nosotras nos damos modos para alzar cosas pesadas, estamos plasmando a mujeres haciendo obras, igual que los hombres, nosotras podemos diseñar, pintar, plasmar”.

En Asomuc aprenden de construcción

Recordó  que en la Asomuc les enseñan a través de cursos técnicos de todo lo que es construcción. “En esta asociación estamos capacitándonos y proyectándonos día a día, para el presente y futuro de nuestras familias. Hoy en día ya no es suficiente que trabaje sólo el hombre, las mujeres, también salimos a trabajar, a construir un nuevo país, una nueva identidad como mujeres”, mencionó.

Choque considera que las mujeres son más responsables que los hombres y además tienen afinidad con lo que hacen.  “Las mujeres tenemos una afinidad y hacemos perfecto el trabajo, por ejemplo, los trazos y colores tratamos de combinar porque siempre la mujer es más detallista. Entonces algunas veces los hombres se sienten intimidados de que nosotras las podemos quitar su fuente de ingreso, pero ellos también nos ganan porque tienen más fuerza para levantar cosas pesadas y nosotras tenemos más detalle en las cosas que hacemos”, subrayó.

La constructora sostuvo que los murales también son una expresión contra la discriminación de género. “Me sentí discriminada porque los maestros (albañiles expertos) en el momento de cerrar el contrato de trabajo, a las mujeres nos veían y decían que vayamos a acarrear piedras, entonces, nos hacían cargar cemento como diciendo que no íbamos a poder sabiendo que las mujeres no tenemos la misma capacidad de fuerza nos discriminaban de esa manera ya que al ver que nosotras sudábamos, ellos se mofaban de su fuerza y nos querían hacer escapar y hacernos dar miedo”.

Por ello, dijo, la mujer tiene “sexto sentido y es inteligente, nos dábamos modos y llevábamos de poco en poco y hacíamos llegar el material y trabajábamos”. Destacó el trabajo de equipo de las féminas. “Entre mujeres hay equipo y siempre hay un apoyo, mientras que en un hombre siempre hay miramientos”.

Los murales, contra los abusos

La responsable del programa de mujeres constructoras de Red Hábitat, Aneliza Meléndez, sostuvo que los murales, pintados el domingo en el inicio de la calle Potosí, dan continuidad a los que ya se colorearon en el mercado Lanza, los que fueron concluidos el año pasado y demandaron el fin de los feminicidios y la violencia hacia las mujeres.

Los murales pintados el domingo, dijo, “hemos querido representar la lucha de las mujeres que trabajan en la construcción, que tienen un apoyo al ser parte del conjunto de mujeres, por tanto sus reivindicaciones reflejan las reivindicaciones feministas en Bolivia contra la violencia machista. No queremos más feminicidios. Pero en este caso las mujeres constructoras tienen sus demandas específicas contra la no violencia en el trabajo, salarios justos, igualdad de remuneración, están exigiendo igualdad y no discriminación en los ámbitos laborales de la construcción que son eminentemente machistas”.

La arquitecta y encargada de la parte técnica de la ejecución del mural, Mariela Muñoz, explicó que “muchas de las mujeres que trabajan en la construcción son discriminadas por el hecho de ser mujeres porque piensan que no van a hacer un trabajo al igual que un hombre. Por ejemplo se ha visto en el tema de pagos, que sus sueldos son menores a lo que reciben los hombres. Pero ellas están capacitadas en lo que es la pintura, construcción, por ello es que está la presencia de las mujeres constructoras y ellas plasman la igualdad laboral en el mural”.

Meléndez enfatizó que las mujeres “nosotros tratamos de rescatar un espacio degradado de la ciudad para beneficio de la gente que habita la ciudad”.

En esa línea pidió a los graffiteros de la ciudad respeto a las obras de las constructora o a cualquier mural que embellece las calles. “Nosotros tenemos un pedido a los artistas urbanos, este muro que hicimos el año pasado, ha sido intervenido por los graffiteros, les pediríamos que respeten porque ese es el esfuerzo de mujeres que luchan por sus derechos”, sostuvo Meléndez.