Reportajes | 16/04/2019

Adiós a la venta de CDs, internet mató al disco compacto

Adiós a la venta de CDs, internet mató al disco compacto

Cae la venta de CDs.

Brújula Digital |16|4|19|Maite Lemus

En los buenos tiempos un CD de música podía costar 100 bolivianos. A principios de los 90 esos productos empezaron a masificarse y en las calles de La Paz muchos puestos empezaron a venderlos. Los antiguos vinilos estaban en pleno retroceso y dejaron de producirse masivamente hace unos 25 años. Los diarios distribuían CDs con sus ediciones en unas campañas muy exitosas. Algo similar ocurrió con las películas en CD. Su venta tuvo un boom en los años 90 y 2000. Todo eso ha quedado en el pasado y los pocos que venden todavía CDs lo hacen hasta en tres discos en cinco bolivianos.

Las descargas de música por internet, además de servicios como el de YouTube o Spotify, entre otros, ha hecho que la venta de “compact discs” sea minúscula hoy en día. Solo las personas mayores, con menos posibilidades de asumir nuevas tecnologías, compran estos discos. Para el caso de las películas también existen sistemas de descarga y ha aumentado notoriamente la cantidad de personas suscritas al sistema Netflix en Bolivia, que por una suma inferior a 10 dólares al mes ofrece miles de películas gratuitas.

Por ejemplo, en la calle 21 de Calacoto esquina Pancara de La Paz, un lugar tradicional de venta de películas, existían hace una década unos diez puestos de venta de películas. Hoy quedan solo tres y el resto cambió de rubros. A mediados de 1990 cada película costaba 20 bolivianos y hoy se halla en cinco.

Rebaja en los precios

Margarita Machicado, ex secretaria general de vendedores de CDs de música de La Paz, vende discos desde hace 25 años discos en la calle Yanacocha, en el centro la sede de gobierno. Machicado contó a Brújula Digital que hace 25 años se vendía los CDs a 100, que luego bajaron a 50 y 25 bolivianos y que ahora están, en ocasiones, por debajo de dos bolivianos.

“A veces no vendemos ni para el depósito a los productores, ni para nuestros pasajes, el cargador cobra para sacar los CDs, diez bolivianos, y para guardarlos, otros diez bolivianos”, dijo.

Por ello, mencionó que no sola ella sino también sus compañeras que venden CDs quieren cambiar a otros productos que sí generen ganancia. “Ahora queremos cambiar de mercadería, pero la Alcaldía no obstaculiza porque nuestra patente es con ese rubro y realmente sufrimos harto porque ya no hay para llevar a la casa para nuestros hijos”, expresó.

La vendedora dijo que antes eran buscados los CDs de música de todos los géneros y se vendían muy bien, pero que a partir de 2012 las ventas han bajado paulatinamente.

Personas mayores

“Ahora la venta ya ha muerto, nadie pregunta ni se asoma, rara es la persona que pasa y busca algún CD, las personas mayores sobre todo, porque los jóvenes ya no vienen, ellos ahora descargan de internet”, contó a Brújula Digital.

De esa manera, doña Margarita agregó algunas cosas para generar ganancia en su puesto, “como no hay venta queremos enganchar con paraguas, agendas, folders, etc.”, dijo.

Y ya es medio día y nadie se asomó por su puesto.

“El único día que hay venta y nos salva es el día de la madre y Año Nuevo”, contó Machicado.

Machicado, como exsecretaria de venta de CDs en la ciudad, supervisaba los puestos que tienen autorización y patente de la Alcaldía. Explicó que para cambiar de rubro hay que presentar una carta. “Quisiéramos vender artículos de bazar”, expresó. Y ella espera que la Alcaldía los ayude.

“Ahora otros comerciantes venden muy baratos y a nosotras nos quitan la venta, han visto el negocio y hasta las que vendían pollo ahora venden sus CDs a 2,50 bolivianos cada uno. Incluso existen tres por cinco bolivianos”, mencionó.

Jesús, otro comerciante que se encuentra en las calles Socabaya y Mercado, frente al Shopping Norte de La Paz, mencionó que tiene su puesto hace diez años y al igual que Machicado, contó que la venta ya no es igual que antes.

Él vende sus CDs desde diez bolivianos los MP3, los álbumes de tres discos a 15 y los dobles a 25.

Machicado y Jesús ofrecen todo tipo de género de música, como vals, boleros, bachatas, baladas, reggaetón, rock, cumbia, etc. “Los mayores compran tango y boleros”, dijo Jesús.