Política | 09/02/2019

Para Evo el problema de Venezuela no es la democracia sino el petróleo que quiere EEUU

Para Evo el problema de Venezuela no es la democracia sino el petróleo que quiere EEUU

El presidente Morales en Oruro. Foto: ABI

Brújula Digital|09|02|19|

El presidente Evo Morales manifestó el sábado que el problema de Venezuela no es la democracia sino su petróleo que es pretendido por Estados Unidos “porque detrás de la ayuda humanitaria, es una intervención norteamericana”.

“En Venezuela no es un problema de democracia o dictadura, no es un problema de Maduro, el problema es el petróleo venezolano. Estados Unidos con cualquier pretexto quiere adueñarse de los recursos naturales”, dijo el jefe de Estado durante la entrega de una sede social de la Federación Departamental de Fabriles de Oruro.

El choque de poderes en Venezuela comenzó el 10 de enero de 2019, cuando el mandatario Nicolás Maduro inició un segundo periodo presidencial, tras haber ganado unas elecciones en mayo de 2018 que la oposición considera fraudulentas, cuya posición fue respaldada internacionalmente. A ello se agrega que el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, el opositor Juan Guaidó, se juramentó como "presidente encargado" de la República, alegando que Maduro estaba usurpando el poder, con el propósito de llevar a ese país a nuevas elecciones libres y transparentes.

El presidente Morales manifestó que Estados Unidos tiene la pretensión de intervenir el país bolivariano como lo hizo con Libia donde hay desgobierno. “Hace siete años de invasión a Libia, ahora cómo está Libia, destrozado, sin gobierno, enfrentado entre los distintos gobiernos, si alguien necesita ayuda humanitaria son los libios. Por qué no manda ayuda humanitaria a Libia los Estados Unidos, porque detrás de la ayuda humanitaria, es una intervención norteamericana", añadió.

Morales también cree que las futuras generaciones deben tomar en cuenta la política injerencista de los Estados Unidos, para luchar contra ese régimen que tiene un objetivo político-económico en la región. “Aquí, esta generación que estamos viviendo, cuando nos hemos liberado políticamente del imperio norteamericano, y nos hemos liberado económicamente o financieramente del Fondo Monetario Internacional ahora estamos mejor que antes”, añadió.

El mandatario dio a entender que en el país con la expulsión del último embajador de EEUU en Bolivia, Philip Goldberg en 2008, no hay más injerencia del gobierno norteamericano ni de ningún otro país. Recordó que cuando existía una política injerencista norteamericana a Bolivia perdió “21 millones de dólares y (...), la renta petrolera era 3.000 millones de dólares”. Sin embargo, dijo que en su gestión gubernamental esa cifra subió a 37 millones de renta petrolera.