Política | 11/09/2019

Iglesia señala que por incendios en Chiquitania “hay una grave responsabilidad del Gobierno”

Iglesia señala que por incendios en Chiquitania “hay una grave responsabilidad del Gobierno”

El incendio destruyó más de dos millones de hectáreas en la Chiquitania.

Brújula Digital|11|09|19|

La Iglesia Católica señaló el miércoles que por los incendios en la Chiquitania, donde más de dos millones de hectáreas ya fueron arrasadas por el fuego, “hay una grave responsabilidad del Gobierno Nacional” y exigió al Ejecutivo la anulación inmediata de las autorizaciones de desmontes y chaqueos, además de la declaratoria de emergencia nacional.

“En esta situación hay una grave responsabilidad del Gobierno Nacional por el decreto supremo N° 3973, que favorece los chaqueos ilegales, sin el necesario análisis y conocimiento del medio”, señala el documento denominado por la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) “Daño irreparable a nuestra casa común”.

Menciona que “hay serios indicios que detrás de este desastre nacional y humanitario (en la Chiquitania) hay una decisión de ampliar la frontera agrícola en Bolivia que no ha tenido en cuenta los intereses de la casa común, ni los principios básicos de la ética ecológica, así como tampoco la conformidad de los pueblos indígenas, como está prescrito por ley”.

Los obispos de Bolivia, en el indicado documento, ven ausencia de discusión sobre la ampliación de la frontera agrícola y cree que es urgente abrir el debate. “En nuestro caso, el hecho de que no se realizó el necesario debate nacional, despierta la sospecha de que hay intereses tras esta situación. Es urgente un debate sobre la ampliación de la superficie agrícola en el país, teniendo en cuenta el interés común y el de los pueblos indígenas, de cuya sabiduría ancestral es necesario aprender en este tema”, añade.

La Iglesia Católica pide anular de manera urgente las normas que autorizan desmontes y chaqueos en el oriente del país y declare desastre nacional, además de la promoción únicamente de la reforestación. “Como medidas inmediatas, es necesario que el gobierno nacional revoque de inmediato las autorizaciones de desmontes y chaqueos, declare emergencia nacional en las zonas afectadas, con promulgación del decreto de inmovilización y pausa ecológica y absoluta prohibición de todo cultivo y extracción, promoviendo sólo actividades de reforestación, así como administrar con eficiencia los recursos procedentes de la ayuda nacional e internacional”.

La CEB pide a la Gobernación de Santa Cruz y a los municipios afectados extremar esfuerzos para que la ayuda humanitaria llegue a los afectados. “De la misma manera pedimos, en nombre del Dios de la vida, al Gobierno autónomo de Santa Cruz y a los municipales, extremar esfuerzos para que la ayuda llegue a las zonas afectadas y se reparta de acuerdo a los daños reales de los pobladores que han visto destruidas sus pertenencias, sus animales y sus cultivos”.

Propone sanciones

La Conferencia Episcopal Boliviana menciona que las propuestas formuladas deben ser acompañadas por sanciones a los responsables. “Estas medidas tienen que ir acompañadas de sanciones ejemplares para los que causan estos incendios, por la gravedad del delito en contra del ecosistema y de la biodiversidad”.

Recuerda que al respecto el papa Francisco, en la Exhortación Apostólica “Laudato Si”, afirma con contundencia: “Desnudando la tierra de sus bosques naturales o destruyendo sus zonas húmedas; que los seres humanos contaminen las aguas, el suelo, el aire. Todos estos son pecados“. (Laudato Si, 8)

Los obispos de Bolivia hacen un llamado “a los colonos y pobladores del lugar, a que cesen en la actividad del chaqueo incontrolado y se respeten los espacios naturales en bien de la obra de Dios, destinada a todos, cuyo cuidado nos ha encargado, como sus colaboradores. (Cfr. Gen 2,15)”.

Por último, la CEB pide a la población continuar con campañas de solidaridad para los afectados por los incendios en la Chiquitania. “Invitamos a todos los bolivianos a continuar haciendo llegar sus ayudas solidarias a través de sus Parroquias, Cáritas jurisdiccionales, Cáritas Nacional u otras instituciones civiles. El autor y dueño de la creación, nos ayude a cuidarla y preservarla de todo mal”.

El Pontífice, en una rueda de prensa, cuando regresó de su viaje a Mozambique, Madagascar y Mauricio, afirmó: “Hay una palabra que tengo que decir que está a la base de la explotación medioambiental (…) Y la palabra fea, fea, es corrupción” “Yo tengo la necesidad de hacer esto, pero para hacer esto tengo que deforestar aquello”.