Política | 11/06/2019

Denuncias contra el exjuez Moro sacuden a Brasil y le dan una oportunidad a Lula

Denuncias contra el exjuez Moro sacuden a Brasil y le dan una oportunidad a Lula

Lula da Silva (izq.) y el exjuez Sergio Moro.

Brújula Digital |11|6|19|

Los mensajes que intercambió el exjuez Sergio Moro de Brasil, actual ministro de Justicia de ese país, con el fiscal Deltan Dallagnol, que coordinó la denominada operación Lava Jato han sacudido a ese país y le han dado al expresidente Lula Da Silva la posibilidad de salir en libertad.

Los diálogos, que publicó el diario estadounidense The Intercept, parecen demostrar que Moro coordinaba sus acciones y daba órdenes a Dallagnol y otros fiscales para intentar hallar culpable a Lula.

Ahora todo el proceso Lava Jato, enormemente defendido como una investigación modelo contra la corrupción, ha quedado en entredicho.

La Lava Jato se caracterizó por unir el trabajo de un grupo de fiscales federales y del juez Moro en un solo equipo, lo que ayudó a acelerar las investigaciones y los juicios que han condenado a muchos empresarios y políticos, entre ellos Lula da Silva, quien cumple una pena de prisión en Curitiba desde abril de 2018, dijo El País de Madrid.

Según The Intercept el entonces juez Moro orientaba las investigaciones del fiscal Dallagnol para facilitar y acelerar las condenas, según los mensajes intercambiados entre los integrantes de la Lava Jato. Moro influía en la coordinación de los procesos que posteriormente juzgaría, algo que está prohibido por la ley.

El artículo 254 del Código de Proceso Penal, por ejemplo, afirma que un juez puede considerarse “sospechoso” en caso de que “haya aconsejado cualquiera de las partes” del proceso, agregó El País de Madrid. “La violación de ese artículo puede ser usada por los defensores de los acusados mencionados en los diálogos para que se reclame la nulidad de los procesos”, explicó Mauricio Dieter, profesor de Criminología y Derecho Penal de la Universidad de São Paulo.

Los abogados de Lula, ante esta revelación, han pedido una audiencia de habeas corpus, para lograr su liberación. Está condenado a 12 años y un mes de prisión por la recepción de una supuesta coima de parte de OAS, una empresa constructora.

El juez Gilmar Mendes, del Supremo Tribunal Federal (STF), informó que el pedido de habeas corpus presentado por la defensa Lula se juzgará el próximo 25 de junio.