Política | 12/03/2019

Acusan a excomandante de la Policía de Oruro de cobrar coimas y fiscales denuncian amenazas

Acusan a excomandante de la Policía de Oruro de cobrar coimas y fiscales denuncian amenazas

El Cnl. Rommel Raña. Foto: Opinión

Brújula Digital|12|03|19|

El excomandante de la Policía de Oruro, Rommel Raña, fue acusado de hacer la vista gorda al contrabando en la frontera con Chile y de cobrar coimas a sus subalternos por cambio de destino; el jefe policial habría amenazado a dos fiscales que investigan las denuncias.

“Este jefe del Ejército dijo que no podemos ganar la guerra al contrabando ‘por la conducta delincuencial del comandante de la Policía, quien ha negociado diferentes puestos de control y ha recaudado 300 mil dólares por cobros al contrabando y cobros al personal subalterno”, informó el fiscal anticorrupción Franz Villegas, según reporte de Página Siete.

Explicó que entre los indicios para investigar a Raña está la declaración del inspector del Estado Mayor del Ejército que presentó información sobre las actuaciones del jefe policial. Según el jefe militar, Raña beneficiaba al mejor postor. Por ejemplo, si un policía le pagaba 7.000 dólares por un puesto específico, el excomandante destituía al que antes le había entregado 5.000 por el mismo cargo.

“Como pueden ver, la Fiscalía no se inventó nada, hay suficientes indicios de responsabilidad que no podemos dejar pasar por alto”, dijo Villegas. Reveló que un policía involucrado en el caso contó que las coimas se entregaban de madrugada en el comando policial. “Trabajaba hasta altas horas de la noche recibiendo a policías para que sean trasladados de destino o ratificados en sus puestos (...) Decía que tenía contacto con dos coroneles. Hace referencia a dos servidores que ayudan en el cobro de dinero para personal subalterno”, dijo.

En enero, según el fiscal del caso, Raña convocó al representante de la Defensoría del Pueblo a un acto de cambio de destinos, cuando días antes ya había enviado a los subalternos a los destinos “negociados”.

El fiscal departamental de Oruro, Orlando Zapata, dijo que ya desde enero del año pasado se había recibido denuncias contra el coronel Raña de parte del entonces Comandante Nacional de la Policía, Faustino Mendoza, según reporte de Erbol.

Por ello, la anterior semana, Raña fue aprehendido por el Ministerio Público tras atenerse a su derecho al silencio. Sin embargo un día después, fue liberado, según el juez del caso, debido a errores procedimentales.

El excomandante de Oruro incluso “es acusado de favorecer al narcotráfico”, según reporte de ABI.

Fiscales denuncian amenaza

El fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, aseguró el lunes, en Oruro, que se brindará la protección necesaria a los fiscales que son amenazados por el caso Raña, acusado de presunto cohecho pasivo propio y beneficio en razón a cargo. “Hemos puesto en marcha también medidas de seguridad en ese sentido, porque esas amenazas vengan de donde vengan no vamos a tomarlo en cuenta para aminorar o disminuir la actitud seria que vamos a llevar en la investigación", dijo, según reporte de ABI.

El fiscal Zapata explicó que él también recibió llamadas mediante las que lo amenazaron por el caso del exjefe policial. Dijo que la denuncia formal se presentó en diciembre de 2018 a través del ex Comandante de la Policía Boliviana, Faustino Mendoza, y fue ratificada por el actual comandante Rómulo Delgado.

Lanchipa explicó que la Fiscalía General, mediante la Dirección de Protección de Víctimas y Testigos; también brinda protección a los fiscales. “Nosotros no vamos a privilegiar a ninguna autoridad, nosotros sólo aplicamos la ley, somos servidores de la ley, respetuosos de los derechos y garantías de las personas, vamos actuar con mucha firmeza en la lucha contra la corrupción”, aseguró.

Agregó que el trabajo del Ministerio Público se lleva adelante dentro los márgenes que establece la norma y anunció que hoy (a horas 16:00) se efectuará la audiencia de medidas cautelares del excomandante, para determinar su situación jurídica.

Los abogados de Raña aseguraron que su cliente es “completamente inocente”, por lo que la Fiscalía investiga hechos que no existen,  basados en “circulares” de los diarios Página Siete y El Deber que tuvieron el objetivo de “dañar su ascenso a general”.