13/09/2018
#VerdadesSinFiltro

¿Unidad a cualquier precio?

Ilya Fortún
Ilya Fortún

El fin último de nuestra lucha contra el autoritarismo es, naturalmente, la defensa de un sistema democrático que nos pertenece a todos y que hoy se encuentra seriamente herido.

El 21F representa y condensa justamente todas nuestras convicciones, y principios democráticos y es, sin duda, el faro que nos orienta y que nos señala el camino en el vértigo y las turbulencias de la coyuntura.

En ese camino hemos librado varias batallas, casi todas con resultados alentadores, pero estamos todavía lejos de conseguir la restauración de la democracia plena, que es el bien mayor que la mayoría de los bolivianos quiere conseguir.

Y esto quiere decir que vienen otras batallas en distintos frentes y que hay que pelearlas todas, de manera simultánea, pero no homogénea. Me explico: hay batallas en las que nuevamente enfrentaremos al Gobierno de forma coordinada y unificada, y hay otras en las simplemente no podemos ni debemos hacerlo unidos.

La batalla de protesta y de resistencia a la maniobra del MAS que han bautizado como Ley de Partidos la tenemos que librar juntos, coordinando esfuerzos entre plataformas ciudadanas, partidos políticos, organizaciones sociales y ciudadanía en general.

Pero la batalla electoral, en un escenario mañosamente adelantado, no la podemos, ni la debemos afrontar con el mismo criterio de unidad; unidos en la resistencia sí; lo hemos hecho varias veces antes, pasando por alto nuestras diferencias políticas e ideológicas y hemos conseguido así victorias muy importantes.

La ciudadanía creo que ha comprendido y ha valorado ese espíritu, porque entiende que en la defensa del 21F y, por tanto, de la democracia, no caben diferencias de orden político.

Pero esa misma ciudadanía, entiende también que si se trata de afrontar unas elecciones, esa unidad tan bien valorada en la defensa de la democracia puede convertirse en una juntucha que intente llevarnos al pasado; y eso algo que muy pocos están dispuestos a tolerar.

Una candidatura única de oposición (la máxima expresión de unidad imaginable) representaría precisamente para una mayoría de la gente el retorno a las megacoaliciones del pasado, que terminaron siendo vistas como un negocio entre políticos que nada tenía que ver con los anhelos y los intereses de la gente.

Lo mismo ocurriría con una alianza parcial que metiera en la misma bolsa a partidos que no ven al país ni a la política de la misma manera y que, a título de unidad, estarían embarcándose en un simple proyecto de poder; y hay que decirlo: reemplazar a un proyecto de poder como el MAS con otro no parece ser la mejor idea.

El reto del adelantamiento del proceso electoral no debe desesperarnos y menos aún ponernos en jaque e inducirnos al error; el reto debe ser asumido sin temor y sin el complejo de que ir a las primarias, y a las elecciones significa traicionar la lucha por el 21F, porque eso sencillamente no es verdad.

Tenemos que enfrentar todas las batallas al mismo tiempo, con tácticas y estrategias diferenciadas, porque ese camino se presenta como el más indicado para recuperar la democracia y construir un proyecto político nuevo, capaz de derrotar al MAS.

Debemos hacerlo todo al mismo tiempo porque así se presentan las circunstancias, que todos sabemos que han sido forzadas por el MAS para beneficio propio, pero que son las circunstancias en las que tenemos que pelear, nos gusten o no nos gusten.

Ilya Fortún es comunicador social



Encuesta

El Tribunal Supremo Electoral debe habilitar o rechzar a Evo Morales como candidato. ¿Qué cree usted que hará?

VOTAR
Anterior Siguiente
BBC