30/11/2018
Informe Especial

Unas primarias inútiles

Amalia Pando
Amalia Pando
Las elecciones primarias no son tales, son en realidad, “finales”, porque quien no se inscriba no lo hará más y los partidos tuvieron que hacer todo a la rápida. No estamos hablando de las primarias, sino de las elecciones nacionales de octubre.

Es ahora o nunca y en estos apuros o apresuramientos se tuvo que utilizar siglas antiguas que reflejan un periodo político superado pero que ahora recuperaron su actualidad.

El Gobierno destinó 27 millones de bolivianos para las elecciones primarias que se van a la alcantarilla porque no tienen sentido práctico, salvo habilitar a Evo y Álvaro. Este binomio se propuso adelantar en un año la inscripción para que la protesta sobre el 21F vaya menguando a medida que se acerquen las elecciones nacionales.

Es bueno recordarle a Evo Morales que el 2IF más de dos millones de ciudadanos le dijeron “no”. Por ello, aunque llevara 20 mil o 30 mil personas para que lo acompañen a la inscripción, siempre esa gente será menos a los que lo rechazan. Por ello debería irse a su chaco, como él mismo prometió.

Las siglas con las que irán algunos candidatos no tienen que ver con las candidaturas, por ejemplo, Jaime Paz Zamora candidateará por el partido Demócrata Cristiano, que siempre juega en las elecciones con candidatos prestados y por ello no pierde la personería jurídica.  Carlos Mesa va con el FRI, que es un partido marxista. Hasta el MAS es una sigla prestada, pero de hace muchos años.

Las primarias están dedicadas para que los partidos elijan al candidato que va a representarlos en las elecciones. Rafael Quispe, opositor a Evo Morales, aprovechó el error de los registros y encontró la oportunidad y las agallas para presentarse a las primarias del MAS. Este era el único partido que podía haber temido dos binomios, pero el TSE dijo que no se le va a aceptar la inscripción, bajo el alegato de que sólo puede ser presentadas las candidaturas por el delegado oficial del partido, no de manera independiente. Mal.

Luego, todos son binomios únicos y por tanto no hay sentido para realizar las primarias. A esto se suma el lío de los registros partidarios que fueron el hazmerreír del país porque media Bolivia, sin haberse inscrito, apareció como militante del partido oficialista y de otras fuerzas políticas.

El registro partidario perdió importancia, igual que las primarias. Para lo único que sirven es para registrar a los candidatos truchos con un año de anticipación. El único que tiene apuros de habilitarse es Evo.

Tomado del programa Cabildeo,  3011|18

Amalia Pando dirige el programa Cabildeo, que se emite por internet.



Encuesta

¿Usted está de acuerdo con la habilitación de Evo Morales y Alvaro García Linera como candidatos?

VOTAR