02/10/2018
Otro Estilo

Qué hacer tras el fallo de La Haya

Mario Espinoza O.
Mario Espinoza O.
¿Se podría sintetizar todo lo que ocurre en Bolivia tras el fallo de La Haya con una palabra? Escogí la palabra fracaso, ¿pero lo fue?Lo cierto es que leyendo el diario de hoy todos somos campeones, es lindo analizar los hechos cuando ya sucedieron. Eso estamos haciendo en Bolivia y encontré en algunos medios de comunicación varias posiciones. En las redes sociales hallé humor, la gente se está riendo del Presidente, gente que obviamente provienen de la oposición. Es bueno reírse de uno mismo y mi posición es que no hay nada sagrado. Hay muchas cosas que deben manejarse con respeto, pero sobre todo con libertad de expresión.

Si desean manifestarse con humor, burla, irreverencia o respeto es problema de cada uno. Lo que me llamó la atención es que salgan algunos analistas internacionales que empiezan a decir que sabían cómo iba a ser el resultado del fallo. Lo cierto es que el 99% de las personas tenían la lectura que nos dio el Gobierno: que todo estaba bien e incluso el sentido común nos llevó a pensar que era complicado para la Corte que nos diga: “no hay diálogo”.

Los que leímos superficialmente la demanda pensamos eso. En realidad, la demanda era poner a Chile contra las cuerdas y decirle que tiene la obligación de negociar una salida al Pacífico. Fue una lectura superficial. En mi caso, yo entrevisté a muchas personas que nos decían lo mismo.

Escuché a un general muy emotivo que decía que por primera vez hasta en el último rincón del planeta la gente sabía que había un conflicto entre Bolivia y Chile. Esa frase es un despropósito, me pregunto si en una tribu en África o un club de jóvenes de Escocia están muy preocupados por el fallo.

También oí a Iván Canelas, gobernador de Cochabamba, decir que Bolivia triunfó en La Haya por el sólo hecho de llevar a Chile a un tribunal. En términos futbolísticos, el hecho de enfrentar a Brasil ¿nos hace victoriosos? Si cree ello hay que comenzar a revisar cuál es el concepto de victoria del señor Canelas.

Por el otro lado están los opositores que –en el fondo de su corazón– sienten que es bueno que perdiera Bolivia. Si el país hubiera recibido un respaldo fundamental de La Haya, ¿qué estaría haciendo el Presidente? ¿Qué estarían haciendo sus movimientos sociales? Estarían diciendo “Evo hasta la eternidad”.

Leí una entrevista a Carlos Mesa, el portavoz de la estrategia, y dijo que la demanda boliviana fue imaginativa y que la respuesta de los jueces fue conservadora. No se animó la Corte a ir más allá para no abrir el chorro de la pila que podría implicar que otros países, que tienen cosas pendientes en sus relaciones, presenten casos como el de Bolivia. El análisis que hicieron esos magistrados parece haber sido: “si dos personas se comprometen a tener un matrimonio, ¿están obligados a casarse?” Y la respuesta es No. Esa analogía se utilizó en La Haya, los jueces dijeron que las promesas no causan Estado y el intento de diálogo no causa obligatoriedad.

Otro elemento. ¿qué pasa con la gente de a pie? Muchos sabes bien lo que pasó, hablé con varias personas ayer sobre este tema y otro par más hoy. La mayoría dijo “qué macana” y se preguntaban qué hacer de ahora en adelante. Hay mucha tristeza y lamento, pero la mayoría de las personas saben lo que ocurrió. ¿Pero la diplomacia boliviana sabe lo que sucedió?

Mario Espinoza O. es periodista

Tomado del programa De Nueve a 12, radio compañera, 2|10|18



Encuesta

¿Usted está de acuerdo con la habilitación de Evo Morales y Alvaro García Linera como candidatos?

VOTAR