17/04/2019
Informe Especial

No sigan la dieta del ministro porque se van a enfermar

Amalia Pando
Amalia Pando

¿Le creo o no le creo? Más que creerle, nos ha provocado una carcajada espontanea después de que Arce Catacora, el ministro de Economía, el ministro que maneja la política económica de Evo Morales, dijera que con 100 bolivianos se llena una canasta familiar. La carcajada fue general.

Hizo sus cuentas. Compró un litro de aceite por 10 bolivianos, una taza de arroz, por siete; medio pollo, por 13,8; una taza de avena y 12 huevos y gastó 50 bolivianos. Luego dijo: “Tengo hasta cambio”. ¿Será que el ministro come así? Por eso se enfermó, porque está en un proceso de desnutrición acelerada.

¿Qué va a hacer con un litro de aceite? Va a fritar el medio pollo que es para dos personas, un poco de arroz y nada más. Le pondrá un huevo y hará una cena, pero no desayunará. Guardará los huesos del pollo, no para darle al perro de la casa, sino para chuparlos en el almuerzo. Es un menú muy miserable para un ministro de Economía. Claro, si come el menú que nos dio es normal que esté muy enfermo, no sigan la dieta del ministro porque todos se van a enfermar.

El funcionario está haciendo demagogia, quiere mostrar a la población que 100 bolivianos es mucho dinero. ¿Será que hablaba de 100 bolivianos de gasto al día? Porque con 100 bolivianos no se hace nada en una semana y menos en un mes. Entonces, sólo en pan –especialmente en el occidente del país–, por 50 centavos la unidad y se calcula que una familia tiene cinco personas, gastará al mes 300 bolivianos si cada miembro como cuatro panes al día.

Los expertos de la fundación Jubileo hicieron un cálculo con los precios que proporciona el INE. Con esos precios –aplastados por el INE– Jubileo cree que se necesitan 405 bolivianos al mes por persona para cubrir una canasta familiar. Por cinco personas, son más de 2.000 bolivianos al mes para una canasta familiar de alimentos. No está consignado allí el alquiler, el gas, la luz, el agua, el minibús. Es decir, un salario básico del papá o la mamá se destina enteramente a alimentos y tendrá que haber otro ingreso para el alquiler y cubrir otros gatos. No estamos hablando de una familia de clase media sino de sobrevivencia.

Existe una estabilidad monetaria, pero ella viene desde 1985, con Víctor Paz Estensoro, y lo único que hizo fue mantener esa política de estabilización, porque el pueblo no le hubiera permitido otra cosa.

Tiene razón Luis Arce en el sentido de que 100 bolivianos son –para algunas personas– un monto de mucho poder adquisitivo. Eso es porque hay más de un millón de habitantes en nuestro país que viven con un dólar al día. Entonces darle 14 dólares (100 bolivianos) es una fortuna; eso se debe a que el 17% de la población del país está bajo la línea de la extrema pobreza. En ella están los chicos que viven en la calle y son muchos quienes que gastan cinco bolivianos al día en una sopita de mercado o un ají de fideo.

Para ese millón de habitantes que vive en extrema pobreza, 100 bolivianos puede ser el ingreso de una semana. Claro, el ministro Catacora no querrá someter a toda la población a esos índices.

En marzo de 2017, una niña de 12 años que vivía en El Alto y se llamaba Eva murió de hambre. Ella no vivió ningún “proceso de cambio”, el único cambio fue su paso de la vida a la muerte, no llegó a los 13 años, no conoció el amor en medio de sus ocho hermanos. En una familia de 10 personas, ninguno trabajaba.

Después de morirse de hambre el Gobierno les regaló a sus padres una casa. Es terrible acceder a una vivienda sacrificando la vida de uno de los miembros de la familia.

Arce Catacora es el ministro clave de la política económica del Gobierno. Por razones de salud, salió del cargo durante un año y medio. Lo regresaron al Ministerio en enero de este año.

Lo que quiero decir es que al igual que nos miente con los 100 bolivianos nos miente en otras cosas. La principal mentira es decir que el Gobierno de Evo Morales es distinto al modelo neoliberal que era de los gobiernos anteriores cuando, en realidad, en materia monetaria aplicó todas las normas diseñadas por el FMI y la política de estabilidad que comenzó con el 21060.

Tomado del programa Cabildeo

Amalia Pando dirige el programa Cabildeo, que se emite por internet