03/03/2019
Informe Especial

Las cifras de la maquinaria de la propaganda de Evo Morales

Amalia Pando
Amalia Pando

Los meses que se avecinan serán terribles para la conciencia ciudadana porque recibiremos un bombardeo de propaganda. Seremos presos de la propaganda del gobierno, que tiene por objetivo controlar nuestra conciencia, de tomar los buenos sentimientos para llevarnos a una conclusión política que es la reelección de Evo Morales.

Son tres ideas básicas que se manejan en un manual ya conocido. El siglo pasado fue uno de experimentación en el uso de la propaganda desde la primera guerra mundial, pasando por la revolución rusa, el partido nazi en Alemania y luego el estalinismo. En todo este tiempo se formó una ciencia para manipular la conciencia de las masas y que son fáciles de seguir por los manuales a los que pueden acceder todos, en especial los gobiernos.

Lo más importante de esta campaña es hacer sentir al ciudadano que las actuaciones del gobierno son dedicadas al servicio de las personas, que está interesado en resolver sus problemas y las dificultades son atribuidas a los opositores.

Por ejemplo: “A partir del viernes, todos los bolivianos tendremos acceso gratuito a la salud”. Esta es una reverenda mentira, pero escuchará a los niños felices, Evo Morales aparecerá con embarazadas, los ancianos entrarán sonrientes a los hospitales. Estas son las imágenes que tapan la realidad dura, grosera, despiadada.

De esta forma se manipula la información y esa es la primera tarea del manual: moldear la realidad para convertirla en un hecho como sucede con el SUS.

La segunda idea que tiene que ver con que la satisfacción de una necesidad apunta a que siempre es obra del líder supremo: el presidente Evo Morales, quien es “insustituibles, quien se sacrifica, quien trabaja desde las 5:00 de la mañana para que usted sea feliz, tenga acceso gratuito a la salud”. Ese es el culto a la personalidad y su imagen está en todo lado.

Podría ser Nicolás Maduro, Hitler o el que sea, pero siempre hay un líder supremo quien es el hombre indispensable para que las medidas beneficiosas para el pueblo se conviertan en realidad.

El tercer paso es identificar un enemigo para que sea culpable de todos los desastres del gobierno. Cuando ya no puede tapar la realidad y aparece un desastre como un acto de corrupción, que se desmorona una escuela recién inaugurada, un aeropuerto que se queda sin techo y todos los desastres que suceden en las obras del Gobierno, se debe echar la culpa a un enemigo. Para Hitler los judíos, y en nuestro país es la derecha y el imperialismo quienes son los responsables de todos los desastres.

Como se trata de la reelección presidencial, ésta política amerita un presupuesto significativo. Desde 2011 hasta 2017 se publicó que el Gobierno destinó como presupuesto al Ministerio de Comunicación 3.320 millones de bolivianos, que equivalen a 477 millones de dólares que se destinaron como presupuesto a esta repartición estatal.

El ministerio tiene 211 personas dedicados a ver la forma de manipular la conciencia de los ciudadanos; cómo hacen que los ciudadanos respalden a Evo Morales y que esta gestión presidencial fue la mejor de todas, que un Evo Morales no nace cualquier día de tal modo hay que reelegirlo o que la estabilidad económica tiene que ver con Evo Morales.

“Se levanta a las 5:00 de la mañana y se acuesta a las 4:00 de la mañana y que todo el tiempo trabaja en el bienestar de los ciudadanos”. La pregunta es: ¿en qué tiempo enamora con todas las chicas que salen en las fotografías? Como son tantas, que hay que destinarle tiempo; además dijo que hace 2.000 abdominales.

El cuento es que trabaja para nosotros 22 horas y no duerme desde hace 13 años. Las imágenes que lo muestran jugando fútbol, enamorando con las chicas, bailando, con guirnaldas y disfrutando de la vida en helicópteros porque jamás camina. Se transporta cinco cuadras en helicóptero, que demanda un gran presupuesto.

El dinero del Ministerio de Comunicación estaba en el puesto 14 y ahora subió al octavo de mayores recursos. El año pasado, que no era año electoral, se aprobó un presupuesto de 150 millones de bolivianos y se lo subió a 569 millones de bolivianos. El ejecutado, según un informe, fue de 508 millones de bolivianos.

Es decir, el año pasado, el Ministerio gastó 73 millones de dólares en un año que no es electoral según su rendición de cuentas. Para este año el presupuesto es de dólares 75 millones de dólares, pero para redes sociales se presupuestaron 618 millones de dólares. El Gobierno cree que su reelección depende del sometimiento de las redes sociales.

Entonces, el presupuesto del ministerio de Comunicación más el de redes sociales suma 100 millones de dólares al año, que se van a destinar en la reelección del presidente de Evo morales. Quiero hacer notar que el dinero no sale del bolsillo del MAS sino de los ciudadanos bolivianos porque este dinero sale de os impuestos.

En el presupuesto se incluye el dinero que colocarán a todos los medios oficialistas y si hay alguno crítico no le darán un centavo. Los beneficiados serán ATB, PAT y otros que pasarán propagandas de Evo Morales entregando una escuela, besando a los niños y otras imágenes que el gobierno niega que sea publicidad electoral.

Además de eso, el Gobierno gasta todos los días en mantener los medios de comunicación que son propios del Estado, como Bolivia TV, que recibe mucho dinero en propaganda gubernamental. Lo mismo sucede con radio Patria Nueva, el periódico Cambio, que sólo lo leen los funcionarios del Gobierno y tiene un presupuesto de subvención de 16 millones de bolivianos para este año. También están las radios de los pueblos originarios. Son 25 emisoras que están en provincias o comunidades.

También se van a sumar 18 emisoras del Ejército. Hace poco, el responsable de comunicación de esta entidad, Víctor Quintanilla, anunció que, de las 18 radios, 10 ya están en funcionamiento y que pronto lanzarán un canal de televisión y una plataforma multimedia. Esto significa el relanzamiento de ocho subestaciones, mayor potencia para cada una. Estas emisoras no van a actuar de manera independiente, sino que están dentro de este grupo de radios de los pueblos originarios; son emisoras que están en el interior o provincias. También reabrirán una agencia de noticias del Ejército.

Además, se suma todo el presupuesto que saldrá de manera paralela de las empresas estatales como YPFB, Comibol, Entel, ABC y otras cuyo objetivo es promover la imagen del presidente Evo Morales. Lo propio sucede con el presupuesto dedicado a la comunicación de todos los ministerios. Es difícil estimar, por la negativa del Gobierno de informar, pero el monto anual de propaganda puede estar entre los 150 y los 200 millones de dólares anuales.

Tomado del programa Cabildeo

Amalia Pando dirige el programa Cabildeo, que se emite por internet