23/11/2018
Informe Especial

Larga historia de fraudes del TSE

Amalia Pando
Amalia Pando
El TSE es un árbitro que debe ser imparcial y la democracia sólo es posible cuando se respetan las elecciones. El Gobierno de Evo Morales se aprovechó de las garantías que daba la anterior Corte Electoral, luego desmontó esa organización y puso personal que le fue leal. En 2012, los elegidos, con bajo nivel académico, tenían el único objetivo de que estas personas garanticen los triunfos del MAS a la mala.
Posteriormente, tras los escándalos que éstos produjeron fueron forzados a renunciar, y se eligió a un mejor equipo, pero que también se desmoronó con las renuncias de Katia Uriona y José Luis Exeni.

En este momento, la Comisión Mixta de Constitución está seleccionando una persona para que sea vocal titular y seis suplentes por si se produce otra renuncia. Hay 35 en carrera y quedarán 20. La agencia ANF analizó a 15 de los que están en carrera e informó que son funcionarios del Gobierno y por lo tanto militantes del MAS. Entre ellos serán escogidos estos siete vocales.

En realidad, son funcionarios de bajo perfil, que ni siquiera llegan a directores de los ministerios, son empleados que saltarán a un cargo tan importante con la misión de cumplir las órdenes de Evo Morales.

Hay empleados del Consejo de la Magistratura, del Teleférico, del municipio de Huachacalla que no llegó ni alcalde o concejal ni ayudó a ese municipio, hay un funcionario de la Cámara de Diputados, del municipio del Porvenir de Pando, del Ministerio de Desarrollo Rural, un militar, aunque no sé el rango, un miembro del TED de Cochabamba, etc. Es una vergüenza.

Los que no son funcionarios públicos tienen un perfil de la misma jerarquía, la mayoría son abogados y su virtud es la lealtad al MAS. Podemos esperar cualquier cosa de ellos menos una conducta ética en defensa de las leyes y la Constitución. Eso me recuerda mucho al TSE que ya mencioné y que hizo varios fraudes en las elecciones del 2014 en las que se eligió a Evo Morales para un tercer Gobierno.

En las elecciones entendimos cuál es el mecanismo del fraude electoral que aplicó el Gobierno de Morales; para las elecciones nacionales, probablemente, se hizo fraude, pero había una confianza colectiva que nos hacía creer que eso estaba descartado. Pero en esas elecciones Wilma Velasco, presidenta de la anterior Corte, hizo varias cosas. Por ejemplo: el Partido Verde y el MSM no obtuvieron menos del 3% de la votación y la sanción de perder su personería jurídica se debería haber aplicado en la siguiente elección; pero el MAS con –esa Corte– les robó los dos diputados que consiguieron ambos partidos. Habían sido electos por esos partidos y tenían derecho a un curul, pero se les arrebató esos diputados, no a los partidos, sino a los electores de esos partidos. El MAS ganó esos dos diputados mediante el fraude.

Luego vinieron las elecciones para gobernador y alcaldes y el fraude fue asqueroso. Comenzó en Beni y el contendor más peligroso para el MAS era Demócratas y faltando una semana para las elecciones –aprovechando una declaración de Carmelo Lens que habló de una encuesta electoral– los vocales del TSE anularon a los 228 candidatos de Demócratas en todo el departamento. El miedo era tal que éstos no salieron ni a protestar porque estaban los fiscales esperando a detenerlos. Y los masistas se llevaron todo. Fue una estocada feroz a la democracia y a esos vocales no se les movió ni un pelo.

Ese mismo TSE produjo en Chuquisaca otro fraude electoral. El MAS dijo que Esteban Urquizo iba a ser su candidato y Damián Condori, el dirigente campesino exmasista organizó su partido y se presentó como opositor. El candidato masista sacó 48,8% y por ello se debía organizar una segunda vuelta, en la que iba a ganar Condori. Sin embargo, al TDE de Chuquisaca se le ocurrió anular los 9.000 votos del FRI, sin tener atribución para ello. Sin ellos, el número de votos válidos se redujeron y Urquizu pasó el 50% y fue Gobernador.

Meses después el TSE destituyó al presidente del TED de Chuquisaca y los otros vocales renunciaron, pero ya habían cumplido su misión.

Luego hicieron otra maniobra. Para las elecciones de alcalde había tres candidatos que iban a arrebatar tres plazas importantes para el MAS, como Rebeca Delgado, que podía ser candidata a la Alcaldía en la ciudad de Cochabamba; Eduardo Maldonado, en Potosí; y Edwin Tupa, en Montero.

Pero la Corte dijo que quienes fueron diputados no podían ser candidatos para alcaldes. Con esa resolución quitaron sus derechos políticos a estas personas. La resolución era tan ridícula que primero rechazaba que los legisladores postularan a las Alcaldías, pero les permitía presentarse para ser gobernadores. Hicieron eso porque los masistas tenían un candidato a ese cargo en Potosí.

Lo que llama la atención es que el país vio cómo se violentó su voto, cómo se manipulaban los candidatos, y no hizo nada. Ni siquiera Damián Condori, quien pensaba que lo iban a detener, salió a protestar, aunque al final lo aprehendieron por el Fondo Indígena. Afortunadamente está libre hoy.

Después de este escándalo el Gobierno pensó que esos vocales estaban muy quemados y los cambiaron. Pusieron a otras personalidades menos quemadas para continuar el proceso electoral y su misión era realizar el referendo del 21F de 2016 y el MAS pensaba ganar las elecciones. Hubo fraude electoral y se conoció la grabación del jefe de personal de YPFB instruyendo cómo hacerlo, pero el TSE no hizo nada. Evo Morales volando en helicópteros, en comitivas de autos y todo el aparato del Gobierno en acción para ganar el referendo.

En el referendo del 21F vimos mucho fraude, como volteo de datos, en la transcripción también voltearon la información y pese a todo el MAS perdió. Este tribunal tuvo que cantar la derrota de Morales. Esta vez la gente salió a defender sus votos, llenaron plazas, calles y las redes sociales. A partir del 2016 exigimos que se defienda el voto popular.

El TSE seguirá siendo tan masista como los anteriores. Exeni y Uriona renunciaron porque saben que se viene el pisoteo a la Constitución, pero ya hicieron el trabajo sucio. No sabemos cómo votarán dos vocales actuales, pero ya hay tres masistas más y está garantizada la habilitación de Evo Morales. Lo que es incontrolable es la movilización popular y es posible que cambie esta aritmética nefasta de los votos masistas.

No nos asustemos, ya sabíamos de un TSE masista, pero cuando la votación es tan contundente no tienen cómo evitar su derrota a pesar de la aritmética y los votos del TSE.

Tomado del programa Cabildeo,  23|11|18

Amalia Pando dirige el programa Cabildeo, que se emite por internet.



Encuesta

¿Está usted de acuerdo con que se organicen las elecciones primarias en el país?

VOTAR

Encuesta

Sobre el requisito de que los funcionarios deben hablar un idioma nativo, ¿qué opina usted?

VOTAR