14/03/2019
Informe Especial

La campaña de desprestigio contra Revilla

Amalia Pando
Amalia Pando
El 1 de febrero pasado, en un acto público, el vicepresidente Álvaro García Linera inauguró una obra para el tratamiento de basura en Riberalta, es una hermosa ciudad que fue tomada –gracias a las gestiones de Juan Ramón Quintana– por el MAS. Con Ese colchón político, el Vicepresidente se presentó en Riberalta y con el tono de profesor de primaria explicó cuál es el tratamiento de la basura.En su discurso hizo mención a lo que sucedió 15 días antes en La Paz, con el deslizamiento del relleno de Alpacoma. Hizo mucho énfasis que no es posible administrar de esa forma la basura. Y obviamente mostró la supuesta negligencia del alcalde opositor Luis Revilla en ese caso.

Lo interesante es que Álvaro García Linera no mencionó con qué empresa se firmó el contrato en Riberalta para el tratamiento de basura. Pero gracias a las redes sociales consigo ver las imágenes del acto. Se ve a un grupo de trabajadores con overoles y cascos azules que portan un letrero “Trabajadores de Tersa”.

El 6 de febrero llegó a la misma localidad de Riberalta Héctor Arce, acompañado de un grupo de personas de la Contraloría, a intervenir la Alcaldía. El ministro de Justicia, que no tiene ninguna atribución de intervenir Alcaldía alguna por ser éstas supuestamente autónomas y debido a que sus autoridades fueron electas por voto popular. Héctor Arce dice que su acción tiene que ver con la política de eliminar la corrupción.

En medio de estos hechos se producen denuncias de dos Silvas contra dos Maricruces. Ello ocurre en el marco de una campaña de desprestigio contra Revilla.

Valeria Silva, quien es diputada del MAS, y Jorge Silva, que es concejal de La Paz del MAS, se lanzan al ataque. Y encima de ellos se puso a la cabeza la diputada Betty Yañiquez. Las denuncias contra Revilla se dan con muchos adjetivos y nada de sustantivos: “red de corrupción”, “acuerdos millonarios”, “relaciones turbias”. Pero no dice cuáles son los actos de corrupción, quién recibió coimas a cuánto asciende el supuesto sobreprecio.

Valeria Silva, en una entrevista a un canal de televisión oficialista, deja entrever a qué se refiere. Dijo que no sólo es la empresa Tersa, sino Toyosa, que pertenece al mismo propietario, Edwin Saavedra, y agrega que Maricruz Ribera –esposa del Alcalde de La Paz– invitó a ese empresario cuando festejó su cumpleaños. Eso es todo. No dice nada más.

Si relacionarse con Edwin Saavedra fuera delictivo el Gobierno estaría en serios apuros porque todo el mundo sabe que este empresario tiene una relación de larga data con Evo Morales. El 25 de enero, en Santa Cruz, Evo Morales se reunió con el hijo de Edwin Saavedra, una cita con jóvenes empresarios, en la que el presidente les ofrece todo. El mismo fue embajador de Bolivia en Tokio.

¿Qué más hizo la esposa del alcalde para ser incorporada  a la red de corrupción? Es distraída, perdió los papeles de propiedad de su vehículo, un coche particular. Para reponerlos contrató a Maricruz Medrano, abogada que le repone sus papeles. Esa fue toda la relación entre ambas mujeres.

¿Qué hay de malo en eso? Ahí responde la Diputada Silva y dice que Medrano es el eje de ésta red de corrupción porque era abogada de Tersa y esposa del concejal de SOL.Bo, Fabián Siñani. Medrano se quedó sin empleo porque la despidieron de Tersa después de este escándalo.

Para convertir todo en una red, los denunciantes la subieron de cargo y dijeron que era la principal abogada de Tersa; algo así como Zapata con CAMC, la que decidía, la que negociaba los contratos, es decir, la reina de la empresa. Después se supo que Medrano no era ejecutiva de Tersa y que fue contratada como abogada externa para casos específicos y proceso judiciales. No era una persona que tenía influencia para gestionar contratos, no era una persona influyente para canalizar negocios entre Tersa y la Alcaldía.

¿Pero habían contratos millonarios entre la Alcaldía y Tersa? Hay dos contratos; el primero es para el tratamiento de la basura en Mallasa y de Alpacoma. Medrano no tiene nada que ver con esos contratos porque fueron firmados por el exalcalde Juan del Granado.

No hay nada sustancial en las denuncias que presentan estos Silvas y Yañiquez, pero la Fiscalía –que cumple órdenes del Gobierno– aceptó y dará curso en la investigación. Con una denuncia en la Fiscalía todo es posible, desde la destitución hasta la detención del concejal Fabián Siñani, del alcalde, de cualquiera. Al igual que Héctor Arce ocupó la Alcaldía de Riberalta, en ciudades más grandes las destituciones se hacen a través de un trámite judicial.

Es posible que la intención del oficialismo sea organizar un golpe contra Luis Revilla o un proceso de desprestigio debido a que está en campaña electoral junto a Carlos Mesa.

Después de 19 años de gestión en La Paz entre MSM y SOL.Bo, ¿esto es todo lo que han encontrado? Como la acusación no tiene sustento, dice bastante bien del alcalde y su esposa y del concejal Siñani y su esposa.

Creo que si tienen algún espíritu investigador los Silva podrían indagar la denuncia dramática de hechos ocurridos en Rurrenabaque. Dos mujeres dijeron haber sido violadas por policías en la carceleta; la Asamblea Legislativa no se pronuncia. ¿Por qué Héctor Arce no va a ver cómo ocurrieron estos hechos? Porque la Policía está acostumbrada a detener mujeres para someterlas a explotación sexual. Actúan donde hay rédito político.

Tomado del programa Cabildeo

Amalia Pando dirige el programa Cabildeo, que se emite por internet