22/08/2019
Informe Especial

El lado oscuro de PAT

Amalia Pando
Amalia Pando
En 2007, Carlos Mesa decidió vender las acciones de la cadena PAT, que había fundado junto a Mario Espinoza, Ximena Valdivia y yo. Aquí viene la historia interesante, la historia borrascosa de PAT y la que el Estado boliviano debe investigar. No sé si le dé la capacidad al fiscal Samuel Lima, que está haciendo la investigación sobre supuestos pagos a PAT cuando Mesa aceptó ser candidato a la Vicepresidencia, para hacerlo. No creo, no son parte de las instrucciones del gobierno.PAT terminó en manos del empresario Abdallah Daher, socio de Humberto Roca en AeroSur y proveedor de los aviones a esa empresa. Su actividad central era ser comerciante mayorista de equipos de televisión y otros. El libro Control Remoto, de Raúl Peñaranda, –que está en su séptima u octava edición– informa que Daher invirtió casi siete millones de dólares en renovar equipos e instalar un gran estudio en Santa Cruz, donde llevó la sede de la empresa.

En la capital oriental PAT mandó a construir su nuevo estudio en una discoteca que perteneció años antes a un famoso narco, Neco Domínguez. De alguna forma Daher compró ese espascio y ahí se levantó PAT. Lo cierto es que con el nuevo dueño la empresa repuntó, se renovaron equipos, se le dio otra orientación periodística.

El vicepresidente Álvaro García Linera, con el entonces ministro de Comunicación, Iván Canelas y Jaime Iturri –que ya pisaba fuerte a ATB– le pidieron al empresario que se les venda ATB. Deseaban esa empresa para que el MAS tuviera influencia política en Santa Cruz.

Daher, que había invertido esos siete millones de dólares y pagado a los antiguos dueños una suma, no conocida hasta ahora, recibió de Iturri, Canelas y García Linera una oferta de sólo 2,5 millones. No quiso vender por un buen tiempo, hasta que lo regaló. Sí. Resulta que transfirió PAT sin haber recibido ni un solo boliviano.

¿Qué paso? Testigos afirman que hubo dos reuniones. Una fue en una suite del hotel Los Tajibos en la que participa Álvaro García Linera y Jaime Iturri; por el otro lado estaban Daher y un abogado. Se les dice claramente que deben traspasar su canal.

Luego hay una segunda reunión en Buenos Aires y le dicen a Daher que si no transfería PAT, el hijo del propietario, Edmund iba a ser investigado y encarcelado. El Gobierno recabó datos sobre pago impuestos, importaciones realizadas, viajes, todo. El hijo de Daher tenía una casa de Cambios en Santa Cruz. Siempre que los fiscales buscan algo, lo van a encontrar.

En ese momento se vivían las consecuencias del caso terrorismo. Con el tema de PAT se mostró un ejemplo más de la actividad del Gobierno a través de sus fiscales y jueces; una actitud sin el mínimo de piedad: cuando agarran a uno y lo meten a la cárcel no lo sueltan más. Daher entendió que, si no cedía PAT, las consecuencias para su familia iba a ser desastrosas.

Lo concreto es que no hay ningún registro legal de una transferencia económica por el canal. Eso es lo que debe investigar el fiscal Lima. ¿Cómo puede ser que un canal de televisión cuyo costo es de nueve millones de dólares o más cambia de propiedad sin que hubiera una transacción económica? Existen testigos de que la transferencia se hizo por extorsión. La versión parece creíble porque no hay registro de una transferencia.

La extorsión es un delito muy grave, no fue la primera vez, ni será la última, en la que el Gobierno realice ese tipo de presiones. A veces directa como ésta, con la propia presencia del Vicepresidente. En otras, las extorsiones no son tan frontales, se presentan mediante presiones de impuestos nacionales o de inspectores del Ministerio del Trabajo, quienes amedrentan con el objetivo de transferir una propiedad, cobrar una extorsión, etc.

¿Quién aparece como dueño de PAT? Es la empresa Multimedia del Sur SRL y un tal José Luis Valencia figura como presidente del directorio. Es abogado, pero ilustre desconocido en el negocio de la televisión y los medios de comunicación. Es un palo blanco.

Habrá que preguntarle cómo se hizo dueño de PAT, de dónde sacó el dinero, etc. y verán que no existe registro de traspaso de dinero. Todo fue a presión, a puro pulso. Daher tampoco es que perdió todo, ganó tranquilidad y evitó que se activaran procesos contra él y su hijo. Continuó con sus actividades empresariales y ambas partes ganaron.

Lugo PAT, informativamente, fue manejada por Jaime Iturri. No necesitaron esforzarse en disimular el vínculo entre este canal de televisión y la Vicepresidencia, que marcó la pauta informativa. Lo primero que pidieron los periodistas que trabajaban en esa época –como Gonzalo Rivera– era saber quién era el nuevo dueño.

Juan Alberto “Chipa” Rojas –quien trabajó con Daher en el canal– se quedó con la nueva administración de PAT. Él respondió que en el contrato que le hicieron firmar le impedía hablar de estos temas. Luego se confirma a Valencia como miembro del directorio y Jaime Iturri coordinando las actividades de prensa. Es evidente que el canal se pone al servicio del Gobierno. Acá, más allá de tantas irregularidades, lo importante es la participación protagónica del Vicepresidente Álvaro García Linera.

Tomado del programa Cabildeo

Amalia Pando dirige el programa Cabildeo, que se emite por internet