17/01/2019
Otro Estilo

Dos perspectivas de la economía

Mario Espinoza O.
Mario Espinoza O.
Se pude decir la verdad, es una obligación, pero se la puede acomodar a las circunstancias. Me voy a referir a dos de los tres principales diarios de La Paz, Página Siete y La Razón (el tercero es El Diario).La portada de los dos primeros periódicos tiene un enfoque distinto a la economía en Bolivia. No creo que ninguno de los dos mienta, los que mienten son algunos medios que trabajan específicamente para el Gobierno o hacen periodismo militante.

Hay distintas ópticas en periodismo. La Razón titula: “Bolivia tiene en la región la segunda inflación más baja”. El índice llegó a 1,51% y en Ecuador a 1,27%, y no miente el matutino. De acuerdo al INE, en 2018 tuvimos una baja inflación, es decir que si antes gastábamos 100 bolivianos, después, al final de 2018, gastamos 101,5 bolivianos por lo mismo que compró hace un año. No le creo, pero dicen que es pecado no creerle al INE. Para mí aumentaron los precios de varias cosas, cada semana se ajustan los precios en los supermercados, aunque es verdad que hay cosas que siguen con el mismo precio.

Página Siete, en el mismo contexto económico, dice: “Bolivia, el país que menos redujo la pobreza en un año”. El enfoque es negativo. Si bien La Razón tiene un titular positivo para el Gobierno, Página Siete cita el informe de la CEPAL. Además, dice que Brasil, en lugar de reducir la pobreza, la ha incrementado, igual que Venezuela.

El Gobierno, según Página Siete, tenía una previsión mayor de crecimiento. Son ópticas distintas. ¿Quién sabe si usted es más pobre o más rico? Es usted mismo, usted sabe cuánto tiene en el bolsillo. Los viernes es proverbial lo que hacen los noticieros de televisión, desde el mercado Rodríguez preguntan cómo van los precios. La respuesta siempre es igual de parte de los clientes: que todo sigue subiendo. En cambio, los comerciantes dicen que nada subió y que no hay ventas.

Lo que no subió es el precio de la gasolina, pero los taxistas hacen su agosto porque, además, nadie los regula y cobran lo que les da la gana.

Usted que va a inscribir a sus hijos ¿las pensiones aumentaron en 4%? No creo, es un decir porque también los colegios hacen lo que les da la gana. Le piden pagar por la libreta, por el laboratorio y otros servicios del colegio.

Lo que queda es que abra su billetera y diga si le fue bien o mal este año.

La construcción es algo que le preocupa a la gente. Tiene que ver con la burbuja de los ladrillos. Hay muchos edificios en La Paz y tiene que ver con la oferta. Ahora, en el marco de la economía, les tengo una mala noticia. Según El Deber, la importación de gasolina se  está incrementando. El año pasado Bolivia gastó 264,8 millones de dólares en su importación; un 46% más respecto al 2017, cuando pagó 180 millones de dólares. ¿Subió nuestro parque automotor? No, lo que pasa es que producimos menos e importamos más. Estamos subvencionando gasolina y el Gobierno trata de hacer los esfuerzos para dejar de comprarla aumentando la producción de etanol; pero lo cierto es que importamos más.

Le compramos gasolina a Chile, a Argentina y desde el 2018 incluso a Singapur, que nos vende el producto por 121 millones de dólares. Son datos del IBCE. El Estado compra caro, la distribuye acá más barata y otros delincuentes lo vuelven a exportar.

Mario Espinoza O. es periodista

Tomado del programa De Nueve a 12, radio compañera, 8|1|19