11/07/2019
Informe Especial

De la Zapata al Zapatero

Amalia Pando
Amalia Pando
Con motivo de la presencia del expresidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, un ciudadano potosino, Fernando Layme fue detenido.
El joven se abrió paso entre la gente, se acercó hasta Zapatero e intentó entregarle una bandera que decía “Bolivia Dijo No”. Una concejala masista se dio cuenta de la movida, le arrancó la bandera de sus manos y la tiró al piso. El propio gobernador de Potosí, Juan Carlos Sejas, se encargó de jalonear a este héroe de la democracia. Lo agarró a patadas delante del expresidente Zapatero, llamaron a la Policía y lo detuvieron. Tras las rejas, Layme dijo, con razón, que no sabía por qué lo detuvieron, dijo que quería hacer notar que el gobierno pisotea la voluntad popular.

Zapatero también estuvo en Cochabamba acompañando a Evo Morales en su campaña electoral. En Capinota, Zapatero tomó la palabra y se arrastró al suelo para piropear a Morales. Dijo que: “aquí hay un Presidente que en 15 años hizo más que los 77 presidentes anteriores por este país”. Creo que tiene razón porque, ¿quién cómo Evo Morales –que debería ser democrático– destruyó tanto las instituciones? ¿Quién como él detuvo y mató a tantos cocaleros, campesinos, indígenas o mineros? ¿Quién como Morales entregó tantos recursos naturales a las transnacionales, en especial las chinas y pisoteó la Constitución?

Mientras pateaban al compatriota en Potosí, en La Paz estaban gasificando y deteniendo a los cocaleros. Obviamente no dijo nada. Él supuestamente fue invitado a dar una conferencia sobre democracia y feminismo y aceptó, aunque sabe que en Bolivia hubo un referendo que prohibió habilitar la postulación de Morales.

¿Por qué Morales trae a personas de tez blanca y generalmente europeos en sus proclamaciones? Creo que hay una enorme necesidad de sentirse avalado, tener la venia de europeos para seguir siendo el primer Presidente indígena que tiene una mentalidad colonial y extractivita. Al final, Morales es un sometido, colonizado por los blancos. Él no trae indígenas de la región y el mundo a alabarlo. Eso no le interesa.

¿Cuál fue la reacción en España? El periódico ABC, después de citar las alabanzas de Zapatero a Morales, le recordó que el gobierno del MAS expropió a las empresas españolas Repsol, Iberdrola y otras.

El Diario de España dijo que Zapatero pone en las nubes a Morales y que primero lo hizo con Nicolás Maduro, mientras toda la comunidad internacional lo repudiaba. Incluso convenció al Vaticano y al Papa de mediar con la dictadura. Mientras se mataba a los ciudadanos en las calles, Zapatero estaba pidiendo diálogo. El 18 de mayo llegó a Caracas, no dio declaraciones y se fue al Palacio de Miraflores para aplastar la movilización de Juan Guaidó. Entonces es el verdadero canciller de la dictadura de Maduro… y de Evo.

El periódico El País publicó que la posición de Zapatero a las relaciones con Maduro parece haberle desenfocado las condiciones que definen a un estado de derecho. Agrega que Zapatero quiere obligar a los jueces a cometer prevaricato. La serenidad con que Zapatero explica sus argumentos no debe confundirse con la obscenidad de ser un vendido.

Cuando Zapatero viene a hablar de democracia en Venezuela, en realidad está haciendo una obscenidad, es antidemocrático, dictatorial, con 6.800 asesinatos extrajudiciales en un poco más de un año. ¿Quién puede avalar ello y proclamarse socialista? Tiene que haber una obscenidad política.

Zapatero actúa de ese modo por el Alba que es la internacional de la corrupción. En marzo de este año un juez anticorrupción de España ordenó la detención de cuatro españoles. Entre ellos, Raúl Morodo, exembajador de España en Venezuela cuando el presidente era Zapatero. Ahora se supo que fueron parte del saqueo a PDVSA.

Una vez que Morodo dejó su cargo de embajador, suscribió –junto a su hijo– un contrato con PDVSA para ser asesor jurídico de la empresa. Sacaron de Venezuela más de cuatro millones de euros que fueron recibidos por una empresa pantalla abierta en Panamá con cuentas en Suiza. Luego pasó a España.

Aquí está el fondo el fondo del asunto, el saqueo que lo une. ¿Usted cree que Zapatero llega a Bolivia gratis? Son políticos blancos en el entorno del primer Presidente indígena que tienen el objetivo de avalar el pisoteo de la democracia, la Constitución y la corrupción, que es la razón de ser de todos ellos.

Ahora es posible que se pida la liberación de Lula. Todos son solidarios porque de lo que se trata es de que robar ya no sea un delito. Todos son un clan, una internacional socialista de la corrupción, que se respaldan unos a otros y mueven sus cuadros para permanecer en el gobierno como Maduro. También buscan que vuelva Cristina en Argentina, que Lula salga libre, que Evo Morales sean reelecto. Eso es.

Si Evo Morales pudo salir de los escándalos de Gabriela Zapata, ahora se mete en los escándalos de Zapatero. Entre la Zapata y el Zapatero, cuando nos ofrezcan a Zapatero como mediador de posibles conflictos –que es posible que se presenten– le lanzaremos zapatos, que es lo que corresponde.

Tomado del programa Cabildeo

Amalia Pando dirige el programa Cabildeo, que se emite por internet