05/11/2018
Tinku Verbal

Carta reservada a una persona fanática

Andrés Gómez V.
Andrés Gómez V.

En 12 años y algo más sufriste una transformación personal que no es el desembarazo de la revolución que nunca pasó, sino de una involución que nunca pensé que una persona como vos, que hablaba del “hombre y la mujer nuevos”, iba a experimentar. Que ya no seas la persona que eras no me preocupa porque es un proceso natural, pero que seas lo que criticabas a otros ser me alarma. 

¿Recuerdas? Antes de llegar al poder, tu opción por los pueblos indígenas te hacía proponer la transparente y necesaria rotación de cargos (el muyu) en la administración del Estado; ahora, abogas por un gobernante vitalicio.

Antes, luchabas contra la oligarquía que vivía del Estado cual un parásito; ahora, justificas con un aire concupiscente a otra oligarquía tan parasitaria como aquella a la que, según dices, expulsaste con la lucha popular.

Antes, te daban ganas de vomitar por los casos de corrupción que afectaban el futuro de las familias bolivianas; ahora no siente ni arcadas del cochambre en el que tus compañeros de partido han convertido la administración pública.

Antes, exigías a gritos tierra y territorio para los pueblos indígenas; ahora, te quedas opa cuando los cocaleros del MAS usurpan el TIPNIS y expulsan a sus “dueños originarios (son tus palabras)”.

Antes, te desbautizabas cuando la derecha fascista no dejaba entrar a un lugar al Presidente indígena; ahora, tus compañeros de militancia prohíben a los bolivianos ingresar a zonas donde hay serios indicios de producción de cocaína.

Antes, te indignabas contra los “narcos” infiltrados en los gobiernos neoliberales; ahora los “narcos” se fotografían con tus líderes y tú juegas a fotógrafo.

Antes, conminabas a no causar ni un rasguño a la Pachamama, menos infringirle una cicatriz incurable; ahora, alientas el ingreso de las transnacionales a parques y zonas protegidas.

Antes, despreciabas a los políticos cultores de la oligofrenia; ahora, eres la base de una “teoría del ridículo” cuando repites que respetas el voto del pueblo, que ya se cumplió el mandato del referendo del 21F y que por ello no se reformó el artículo 168 de la Constitución, pero que tu jefe tiene nomás derecho humano a postularse pese a que el pueblo le dijo no.

Antes, llorabas de rabia porque los enfermos de cáncer no tenían la atención que debían recibir desde el Estado neoliberal; ahora los llamas derechistas, desestabilizadores por exigir su derecho a la vida.

Antes, solías insistir en que la autocrítica es necesaria para que la revolución avance; ahora, descalificas a toda persona que se anime a criticar. Antes, felicitabas a los periodistas por opinar contra los gobiernos neoliberales y defender la libertad de expresión de los marginados; ahora, dices que les paga el imperio para opinar y quieres reducirlos a propagandistas del régimen.

Antes, no soportabas ni una violación de derechos humanos; ahora, si la víctima es derechista o no simpatiza con el gobierno, niegas sus derechos humanos.

Antes, te daba bronca la manipulación de los datos económicos, decías que la economía crece en las estadísticas, pero no en los bolsillos de la gente; ahora, crees ciegamente en los datos oficiales que llevarán a tu bolsillo el “doble aguinaldo”.

Antes, denunciabas el uso indebido de vehículos oficiales, querías que no malgasten el dinero; ahora, promueves el despilfarro en un taxi-helicoptero.

¿Por qué cambiaste tanto? Bueno, la verdad, no sé si cambiaste, tal vez siempre fuiste así y lo tuyo era mera apariencia.

¿Cómo te convertiste tan fácilmente en lo que no querías ser? Tal vez siempre quisiste ser como el político que criticabas porque en realidad lo envidiabas.

Por último, antes, jodías y jodías a los fanáticos religiosos por ser fundamentalistas; ahora eres parte de una religión política y pontificas todo lo que hace y dice el “dionisio” de los creyentes.

Atentamente,

Andrés.

Andrés Gómez es periodista.



Encuesta

¿Usted apoyaría una alianza entre Demócratas deRubén Costas y el candidato Carlos Mesa?

VOTAR