06/09/2019
Informe Especial

Armadillos quemados: la tragedia de los bosques

Amalia Pando
Amalia Pando
Un pequeño armadillo corre por los restos carbonizados de su hogar antes de ser recogido por un veterinario. Un fotoperiodista, David Mercado, estuvo 13 días en seis comunidades cerca de Charagua y fue entrevistado por Univisión. Dijo que el poder del fuego es tan impresionante que comienza a quemarlo todo. Los brotes incendiaban parte de su pantalón y dijo que sentía que los pies se le quemaban, era como estar en un horno. Charagua fue apocalíptico.En otras imágenes se ve a un armadillo carbonizado, petrificado, un monumento que quedó de la devastación.

También se informó que el fuego amenaza a Roboré y los comunarios se organizan porque el fuego está próximo. Esa misma comunidad ya fue atacada por el fuego, pero regresó. Los comunarios harán de bomberos.

Otra información de El Deber dio cuenta que en San Miguel de Velasco funcionarios de la ABT decomisaron maquinaria que servía para desmonte. O sea que en medio de la tragedia, todavía hay gente que trata de beneficiarse. Otra noticia de Ixiamas da cuenta que un grupo de “interculturales” y organizaciones afines al gobierno tomaron la oficina de la ABT y exigen que se anule la pausa ecológica. Piden autorización para los chaqueos y para compra-venta de tierras.

La Gobernación de Santa Cruz, mientras tanto, dio a conocer las cifras de los incendios. Por ejemplo, la cantidad de hectáreas afectadas es de 1,7 millones. El 41% del área afectada, es decir unas 700.000 hectáreas, están en áreas protegidas. Hay daño en siete pulmones ecológicos del país y serio riesgo en otros dos.

Los Tiempos publica las declaraciones del representante de la Sociedad de Ingenieros de Santa Cruz, Ever Durán, y dice que la ABT cometió cinco irregularidades. El primero, reaccionó de forma tardía ante los incendios forestales; el segundo, el 10 de agosto, cuando había un incendio generalizado, siguió aprobando quemas forestales; tercero, amplió el plazo de desmonte, el 27 de agosto, cuando el fuego era incontrolable; la cuarta es que redujo las multas por las quemas; y la quinta es que no hizo controles a los chaqueos ilegales.

A estas cinco se agrava la denuncia de una red de exfuncionarios de la ABT, que venden permisos para desmontes. Hay ocho exfuncionarios detenidos, pero no se investigó si tienen relación con funcionarios y autoridades.

El ministro de Comunicación, Manuel Canelas, acusó al gobierno de Carlos Mesa de no haber realizado, entre 2003 y 2005, planes de prevención en la Chiquitanía. Entonces, el responsable de todo esto es… Carlos Mesa. Gustavo Pedraza respondió que el gobierno de Mesa declaró a la Chiquitanía como área forestal, pero el MAS cambió el uso de suelo en 2011 y comenzó a distribuir esta zona como si fuera tierra agrícola.

A este conjunto de informaciones me llega una serie de fotografías, ahora publicadas en la página digital de Cabildeo. Son ciudadanos chinos asentados en las inmediaciones de Rurrenabaque. En esa zona el Gobierno contrató firmas chinas para la construcción de caminos y puentes.

En las imágenes se muestra un letrero que dice: “Propiedad privada” y en ella se observa a ciudadanos chinos que talaron árboles, abrieron rutas. En la parrilla de un auto hay un caimán negro. También hay fotografías donde se los ve trabajando en ríos buscando oro, en otra se muestra un lingote casero de oro. Creo que sintetiza lo que es esta actividad. Y sintetiza la destrucción de la naturaleza en nuestro país.

Tomado del programa Cabildeo

Amalia Pando dirige el programa Cabildeo, que se emite por internet