Mundo | 05/10/2018

Nobel de la Paz 2018 para el ginecólogo congolés y la esclava del Estado Islámico

Nobel de la Paz 2018 para el ginecólogo congolés y la esclava del Estado Islámico

Agencias|05|10|18|

El ginecólogo congolés Denis Mukwege y la activista yazidí que fue esclava del Estado Islámico Nadia Murad fueron galardonados con el Premio Nobel de la Paz 2018 por su lucha contra el la violencia sexual. Con la entrega del galardón, el Comité del Nobel de Noruega pretende denunciar el uso de las violaciones contra las mujeres que son empleadas como “armas de guerra” en multitudes de conflictos en todo el mundo, según reporte de La Vanguardia.

El médico Denis Mukwege, galardonado con el Premio Nobel de la Paz, ha pasado gran parte de su vida adulta ayudando a las víctimas de violencia sexual en la República Democrática del Congo. El doctor Mukwege y su equipo han tratado a miles de víctimas de estas agresiones, reporta el diario español ABC.

Mukwege es ginecólogo. Se estima que él y sus colegas en República Democrática de Congo trataron a más de 30.000 víctimas de violación y desarrollaron una amplia experiencia en el tratamiento de heridas sexuales graves.

Tiene 63 años, está casado y es padre de cinco hijos. Estudió en Francia, donde pudo trabajar, pero no lo hizo. Optó por regresar a su país y quedarse en él durante los momentos más oscuros. Su padre, un pastor pentecostal, le ha inculcado la fe. Es muy creyente y "vive sus valores en todo lo que hace" y sobre todo "nunca se da por vencido", cuenta una europea que colaboró con él varios años en Panzi, reportó AFP.

Su combate por la dignidad de las mujeres víctimas de los conflictos que devastan el este de la República Democrática del Congo desde hace más de 20 años lo expone a todo tipo de peligros.

Está acostumbrado a las amenazas. Una noche de octubre de 2012 escapó a un intento de atentado. Después de un breve exilio en Europa, en enero de 2013 regresó a Bukavu. No podía abandonar a sus pacientes.

Nadia Murad superó horrores

Nadia Murad, de rostro pálido y voz aterciopelada podría haber tenido una vida apacible en su pueblo natal, Kosho, cerca del bastión yazidí de Sinjar, una zona montañosa entre Irak y Siria. Pero el rápido ascenso del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en 2014 cambió su destino.

En agosto de 2014 fue raptada y conducida a la fuerza a Mosul, bastión del EI reconquistado hace más de un año. Fue el principio de un calvario de varios meses: torturada, dijo haber sido víctima de múltiples violaciones colectivas antes de ser vendida varias veces como esclava sexual.

Nadia Murad, por su parte, es testigo de los abusos que se han cometido contra ella y otras mujeres. Destaca por su valentía al ser capaz de relatar sus propios sufrimientos y hablar en nombre de otras víctimas. Es una de las aproximadamente 3.000 niñas y mujeres yazidíes que fueron víctimas de violaciones y otros abusos por parte del ejército de Daesh. Los abusos fueron sistemáticos y parte de una estrategia militar y se utilizaron como un arma en la lucha contra los yazidíes y otras minorías religiosas, reportó ABC.

Tras escapar de Daesh, Murad optó por hablar abiertamente sobre lo que había sufrido. En 2016, con solo 23 años, fue nombrada la primera Embajadora de Buena Voluntad de las Naciones Unidas para la Dignidad de los Supervivientes de la Trata de Personas.

«Víctima del Estado Islámico, que en 2014 la sacó de su casa para secuestrarla y después esclavizarla, violarla y torturarla, Nadia Murad quiere ser la última chica en el mundo con una historia como la suya. Como una chica que, de niña, rodeaba a los soldados estadounidenses suplicándoles lápices y caramelos, y que años más tarde vio cómo los terroristas mataban a siete miembros de su familia en un solo día», escribió sobre ella recientemente en ABC Jaime G. Mora.



Encuesta

El Tribunal Supremo Electoral debe habilitar o rechzar a Evo Morales como candidato. ¿Qué cree usted que hará?

VOTAR
Anterior Siguiente
BBC