Mundo | 09/01/2019

México: verdadera psicosis por desabastecimiento de gasolina

México: verdadera psicosis por desabastecimiento de gasolina

Se registraron largas filas de autos cerca de las estaciones de servicio.

Ricardo Hernández Mendoza, especial para Brújula Digital

Ciudad de México |10|1|19

Tras un mes de haber asumido el poder, el gobierno del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador enfrenta su primera gran crisis, después que por tercer día consecutivo se mantiene un alarmante desabastecimiento de gasolinas en la zona central de país, donde se viven escenas de verdadera psicosis.

Lo que ocasionó el desabastecimiento fue la orden de que en 10 estados de la república se cerraran algunos ductos en el marco de la estrategia ordenada por López Obrador para capturar a integrantes de bandas del crimen organizado dedicadas al robo de combustible, principalmente en los centrales estados de Michoacán, Guanajuato y Puebla, donde diariamente desaparecen 27 camiones cisterna de Pemex.

Este miércoles la capital de país amaneció con un desabastecimiento de gasolinas y diésel que provocó largas filas en las estaciones de servicio, de las cuales 26 cerraron sus puertas por agotarse el combustible, mientras los transportistas amenazan con paralizar actividades en la ciudad más poblada del país.

“Resistan”, dijo el miércoles el Mandatario a la población ante la carencia de gasolinas, que ya tocó las puertas de Ciudad de México, la capital del país, una de las ciudades más pobladas de las Américas.

“Yo resistiré todas las presiones que sean y no se abrirán los ductos (…) hasta que se normalice la situación y se evite el robo”, afirmó el gobernante al pedir “prudencia, con serenidad, sin caer en pánico”.

De acuerdo con el nuevo gobierno, la estatal Pemex ha perdido en los últimos tres años unos 7.360 millones de dólares por el robo de combustibles, pero ni una sola persona ha sido detenida por el multimillonario daño a las finanzas públicas; todo apunta a que desde los escritorios de la empresa petrolera se fomentaba el delito.

El Presidente confirmó que en la lista de autoridades investigadas por el robo de combustible está un militar de alto rango que fue jefe de escoltas del expresidente Enrique Peña Nieto y subdirector de Salvaguardia Estratégica de Pemex, el área encargada de combatir el robo, llamado popularmente “huachicoleo”.

El militar es el general Eduardo León Trauwitz, durante cuya gestión se triplicó el robo de combustibles de Pemex; un exdiputado federal también es investigado, en su caso por distribuir las gasolinas robadas en la región centro del país.

Pero ni las autoridades federales y estatales han logrado tranquilizar a la población y a los transportistas, que empiezan a generar fenómenos de sicosis, congestionamientos viales por la masiva presencia de vehículos e incluso conatos de violencia en los alrededores de las estaciones de servicio.

“Es magnífica la decisión de combatir el robo de combustible, pero no a cualquier costo, no poniendo a regiones enteras del país al borde de la parálisis, no generando una psicosis colectiva que amenaza la marcha de la economía y la estabilidad social”, afirmó el especialista en temas de seguridad Alejandro Hope.