Mundo | 08/11/2018

México da los primeros pasos para legalizar la marihuana

México da los primeros pasos para legalizar la marihuana
Ricardo Hernández Mendoza

Especial para Brújula Digital

Ciudad de México |8|11|18

El millonario negocio de la marihuana pronto será una realidad en México, donde podría ocurrir lo inesperado en la sangrienta guerra contra los carteles de la droga, luego que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dio este jueves el primer paso para legalizar la producción, la venta y el consumo de cannabis en un plazo máximo de seis meses.

Morena, el partido de López Obrador, quien asumirá el cargo de 1 de diciembre próximo, presentó este jueves una iniciativa de ley en el Senado, donde ocupa la mayoría de los escaños, que regula la producción de cannabis, como ya ocurrió con sus vecinos del norte, Canadá y Estados Unidos.

El debate sobre la legalización de la marihuana comenzó a tomar velocidad en México, abriendo la posibilidad a un nuevo mercado de millones de dólares que podría proporcionar puestos de trabajo, ingresos fiscales significativos e incluso la posibilidad de que se genere una nueva industria biotecnológica en la frontera de Estados Unidos y México. Al ser una actividad legal, se espera también reducir la criminalidad asociada actualmente a su producción.

La regulación de la marihuana, que debería aprobarse en el Congreso mexicano a mediados de 2019, podría generar una industria de hasta 6.000 millones de dólares en el país, de acuerdo con estimaciones de la organización Semáforo Delictivo Nacional.

“Es una oportunidad de negocio legal relacionada con el ramo médico, turístico, de cosmética e industrial. Mientras Estados Unidos y Canadá le apuestan a la vida y a la riqueza, nosotros le apostamos a la muerte y a la pobreza. No podemos quedarnos cruzados de brazos para aprovechar esta oportunidad de negocio y de regresar a la paz de México”, declaró Santiago Roel, director de la organización civil Semáforo Delictivo.

Con la eliminación de la marihuana de la lista de sustancias prohibidas en México, el próximo Gobierno espera reducir de manera significativa los índices delictivos y reducir el accionar de los poderosos carteles de la droga.

Se estima que al menos 170.000 personas han muerto debido a incidentes relacionados con el crimen organizado desde 2006, según organizaciones de derechos humanos.

“Tenemos que replantear la política de drogas en nuestro país. Es momento de cambiar, porque siempre han sido un discurso polémico. El combate frontal al narcotráfico a través de las armas solo ha producido más muertes. No estamos a favor de la liberación absoluta de las drogas, sino de la regulación del cannabis”, aclaró la futura ministra de Gobernación, Olga Sánchez Cordero al presentar la iniciativa de ley.

Sánchez Cordero explicó que la propuesta no solo legaliza la marihuana, sino que regula todo el proceso de producción, consumo, exportación y usos posibles.

El proyecto establece que las personas adultas podrán poseer hasta 30 gramos de marihuana y podrán cultivar sus propias plantas -hasta 20- y cosechar solamente 480 gramos al año.

La propuesta del próximo gobierno de López Obrador prevé la creación de cooperativas productoras, que tendrán hasta 150 socios, quienes podrán producir para la venta al público hasta 480 gramos de la hierba por socio. Se prevé también la elaboración de productos de marihuana para uso industrial, médico y terapéutico.

Loa asesores del próximo presidente mexicano han propugnado porque las licencias para producir marihuana deben entregarse a los campesinos que han producido cannabis estos años y han sido perseguidos por las autoridades, y los impuestos de la venta destinarse a beneficios de sus comunidades.

La cantidad que se generaría por la regulación de la producción de la mariguana impactaría a sectores de la población que viven en pobreza, como los campesinos y los pequeños propietarios de los estados de Guerrero- uno de los más pobres del país-, Sinaloa o Chihuahua, donde operan los carteles de la droga más poderosos del país, afirmo Santiago Roel.

Pero la pregunta clave en torno al debate sobre la legalización es si México enfrentaría la oposición de Estados Unidos, que en los últimos 50 años ha invertido miles de millones de dólares en programas destinados a reducir el flujo de drogas desde América Latina.

En Washington hay poca consistencia en la regulación de la marihuana. Si bien el comercio legal se da en 10 estados de ese país y es ahora un negocio de miles de millones de dólares, el gobierno federal todavía considera el cannabis como una sustancia de la Lista I, la misma clasificación concedida a la heroína.

"Los cárteles saben que su capacidad para competir en el mercado de marihuana de los Estados Unidos está disminuyendo", advirtió recientemente John M. Walsh, director de política de drogas en el grupo de expertos Washington Office On Latin America.

Sin embargo, el experto apoya la legalización en México. “Incluso si no pusiera fin a la violencia allí, podría impactarla”, dijo.

Según el experto mexicano en temas de seguridad, Alejandro Hope, la legalización generalizada en Estados Unidos está matando el negocio de la marihuana en México, y los líderes de los cárteles lo saben.

“Por eso abandonan cada vez más el cultivo que alguna vez fue su pan de cada día y buscan ganancias en otras alternativas, produciendo y exportando drogas como la heroína y el fentanilo, y recurriendo a argucias de extorsión y robos de combustible”, explicó.

"Es ingenuo creer que legalizar la marihuana reducirá las tasas de criminalidad", declaró por su parte Margarita Zavala, ex candidata presidencial de la derecha.

Pero al parecer el próximo gobierno mexicano planea adoptar posiciones más liberales sobre la marihuana, en parte para mantenerse al mismo nivel que otros países de la región y también porque no sabe cómo frenar la creciente violencia desatada por el narcotráfico desde hace 11 años.



Encuesta

¿Usted apoyaría una alianza entre Demócratas deRubén Costas y el candidato Carlos Mesa?

VOTAR