La máquina de leer | 22/05/2019

“Ya no morirán”, de Ricardo Bajo: cuando escribe la pasión

“Ya no morirán”, de Ricardo Bajo: cuando escribe la pasión

Brújula Digital 22|5|19|

Fernando Molina

Ricardo Bajo se ha convertido en el escritor del club de fútbol más antiguo del país. “Ya no morirán. Historias stronguistas de la Guerra del Chaco” es su quinto libro sobre éste que a la vez es su tema y su pasión, The Strongest.

Confieso que no leí los anteriores libros, ya que el fútbol no constituye una de mis aficiones y la ficción sobre/con fútbol nunca ha logrado engancharme. Ni siquiera pude terminar “El delantero centro fue asesinado al atardecer”, de Manuel Vásquez Montalbán, y con esto lo digo todo.

El más reciente libro de Bajo, sin embargo, me interesó, ya que supuse que sería una monografía histórica. Sabía del papel cumplido por los stronguistas en la Guerra del Chaco, de que su valiente participación en la batalla de Cañada Cochabamba había dado lugar a que se llamara a esta “Cañada Strongest”, y algunas pocas cosas más. Así que leí este libro en busca de una relación contextualizada de la actuación bélica de The Strongest y, claro, terminé decepcionado.

Había olvidado que Bajo no es un historiador, sino un escritor militante, un nacionalista y un crítico de la cultura pop; entonces lo que aquí hace es lo que cabía esperar que hiciera, no una historia chaqueña, sino una apología nacionalista del club de sus amores.

La obra es breve y está íntegramente basada en noticias periodísticas de la época y en entrevistas con parientes de los héroes bélicos, y por eso reproduce bien el sentimiento de entusiasmo, inocente y a la vez suicida, que embargó a la mayoría de los bolivianos durante la contienda (al menos al principio de ella, aunque esto el libro, que se suma al entusiasmo guerrero, no lo desarrolla).

También cabía esperar que la perspectiva fuera unilateral: no se pone las acciones de los stronguistas más que en el contexto que se necesita para darles más realce; en cambio, se obvia temas como la participación de integrantes de otros clubes, y del deporte en general, en la contienda; o como el fútbol en el Chaco, suponiendo que lo hubiera habido (yo apuesto que sí). Solo tangencialmente nos enteramos de lo que pasó con el campeonato durante los años 1932-1935.

El texto pertenece al género de los anales institucionales; es celebratorio antes que analítico. Por eso no extraña que se lo haya acompañado de poesías y de muchas fotografías. Desgraciadamente, el diseño gráfico hace que la yuxtaposición citada resulte algo confusa y la falta de un tratamiento adecuado provoca que las fotos no se aprecien con claridad.

Ricardo Bajo escribe bien, lo sabemos, así que “Ya no morirán” seguramente agradará a sus conmilitones del “Tigre” y a sus colegas de las gestas literarias. Desde el punto de vista histórico, pese a todo, es un aporte porque reúne noticias y datos que pueden facilitar la tarea del futuro historiador del fútbol boliviano.

Fernando Molina es periodista y escritor.