Economía | 10/02/2019

Bolivia es el país con más empleo de baja productividad de la región

Bolivia es el país con más empleo de baja productividad de la región
Brújula Digital
En Bolivia ha crecido en los últimos años el empleo de baja productividad, lo que afecta a los ingresos de los trabajadores y el desarrollo general del país, según un estudio realizado por la Fundación Inaset, especializada en temas de empleo y economía.

En la región, Bolivia es el país que más empleo de baja productividad tiene, agrega el reporte.

“A diferencia de Chile, Uruguay, Perú y Colombia, que muestran una baja sistemática de la incidencia del empleo de baja productividad, Bolivia tienen una clara tendencia hacia aumentarla, lo que podría asociarse a la decreciente diversificación económica en actividades productivas”, señala el informe, elaborado por el director de Inaset, Enrique Velazco.

Bolivia es el único país de la región en el que el empleo de baja productividad supera el 60% de todos los trabajadores ocupados. Chile tiene por el contrario el mayor índice de empleo de alta productividad. El empleo de baja productividad en ese país bordea el 27% (ver gráfico 1).

Gráfico 1 (porcentaje de empleo de baja productividad)


Los empleos de baja productividad son los relacionados al comercio minorista y otros empleos informales. Los de alta productividad se asociaban a la tecnología, la industria y otros.

El informe de Inaset, realizado en base a datos de CEPALSTAST, señala que el empleo de baja productividad en Bolivia se ha reducido, de 67% en el período 2000-2004, a 63% en los años 2015-2018. (Ver gráfico 2).

Gráfico 2 (porcentaje de la población ocupada de Bolivia en empleos de baja productividad)

En todos los países, como promedio, se ha reducido el empleo de baja productividad, destacándose en ese plano los resultados de Chile y Uruguay. En éste último, ha bajado del 41% al 35%.

En Bolivia ha aumentado el porcentaje de empleo de baja productividad en los últimos años. Ésta se ubicaba en un 58,4% en 2009, y fue subiendo paulatinamente en los últimos años.

Bolivia es el último país de la región en índices de productividad. En 2015, 4l BID presentó un informe en el que señaló que la productividad laboral en Bolivia es sólo del 9,4%. En un estudio que incluyó a 14 países de la región respecto a productividad laboral, Chile, Argentina y México lideraban las cifras, con índices de más de 30% de productividad.

Entre los aspectos que explican dicha situación, están la alta informalidad de la economía, el bajo nivel de formación de los recursos humanos y una casi nula innovación tecnológica. De hecho, recordó Inaset, de acuerdo al Fondo Monetario Internacional, la economía boliviana es la de mayor informalidad en el mundo. 

Se entiende por “productividad” a la relación entre lo que se ha producido y los medios que se han empleado para conseguirlo (como mano de obra, materiales, energía, inversiones, etc.). La productividad está asociada a la “eficiencia” y al “tiempo” usado en producir algo. Cuanto menos tiempo y menos insumos se inviertan en lograr el resultado anhelado, mayor se considerará la productividad de determinado sector.

Caída del salario real

Vinculada a la alta incidencia del empleo de baja productividad, está la caída del salario real, agregó Inaset.

Entre 2000 y 2004, el salario medio real en Bolivia aumentó su valor respecto a los otros países de la región, pero luego volvió a bajar. A partir de 2008-2009, el índice del salario medio real en Bolivia era el menor a las otras economías, pero en 2015 logra superar los índices de Paraguay y Colombia (ver gráfico 3).

Gráfico 3 (desarrollo del salario real)