Deportes | 16/09/2018

Mexicano Canelo, nuevo campeón mundial de boxeo en la categoría de peso mediano

Mexicano Canelo, nuevo campeón mundial de boxeo en la categoría de peso mediano

Agencias|16|09|18|

En plenas fiestas por "El Grito de Independencia", el alarido de los aztecas esta vez lo provocó el triunfo de Saúl "Canelo" Álvarez.  El T-Mobile Arena de Las Vegas (EEUU) realmente se estremeció cuando se anunció que el boxeador de Guadalajara había hecho trizas el invicto de Gennady Glolovkin y era el nuevo campeón unificado de peso mediano.

Infobae señala que Canelo Álvarez hizo todo eso. Pero no le alcanzó para demostrar claramente ser mejor que Golovkin, el hombre a quien de manera vergonzosa y descarada los jurados le robaron la pelea.

De esta forma, el púgil mexicano, de 28 años, arrebata el cinturón de campeón de dicha categoría a Golovkin, al que venció por decisión en el duodécimo asalto, reporta actualidad.rt.com. Canelo acumula en su historial 50 victorias —34 de ellas por nocauts—, una derrota y dos empates.

Las tarjetas de los jueces le dieron la victoria al púgil mexicano: dos a favor por 115-113 y otra con empate 114-114. Con este resultado Canelo terminó con el invicto de Golovkin en 40 peleas.

La celebración tuvo mucho de desahogo porque la mayoría de las 21.965 personas que anoche estuvieron en el estadio temieron un fallo a favor del kazajo.  "Cómo la viste, ¿fue para Canelo?", preguntaban a los periodistas algunos fanáticos que se mostraban felices, pero necesitaban que los especialistas les reafirmaran que el triunfo del boxeador de Guadalajara había sido claro. Sin embargo, en general recibían respuestas evasivas.

Antes de ese final polémico y cargado de dramatismo (fue impactante el silencio que se hizo cuando se realizó la lectura del fallo) hubo un show increíble, acorde a una enorme pelea espectacular.

Cuestionan el fallo

Infobae indica que no se le puede reprochar al nuevo campeón del mundo no haber hecho algo que debió hacer: la gente le pedía que esta vez atacara y atacó, la prensa le demandaba que se fajara en la corta y media distancia, se fajó. Y la historia solo habría de reservarle un lugar si fuera capaz de ganarle a su cansancio y a su dolor.

Siempre han existido fallos cuestionados. En algunos casos por errores de quienes evalúan, en otros por el peso específico de algún ídolo en acción. Y muchas veces, por intereses.

Desde todo punto de vista el kazajo fue mejor que Canelo. Manejó los jabs de ambas manos anticipándose y castigando con potencia y agresividad. En los pocos cambios de golpes resultó más veloz que el mexicano, duplicando el número de llegadas a lo largo de toda la pelea. Sus ganchos fueron eficaces y violentos; no solo cortaron el aire de Canelo, sino que también le fueron minando la velocidad de las piernas para el traslado spbre el ring. Más aún, le produjo un corte en el ojo en el quinto round como consecuencia de un derechazo cruzado.

Es cierto que el público influye y que aquellas banderas de México le daban un marco de mayoritaria simpatía a Canelo. También es cierto que las apuestas influyen. La jurada Adelaide Byrd en la pelea anterior le había dado ocho puntos de ventaja a Canelo, sin que esto coincidiera con lo que vio nadie en el mundo. ¿Pero quién sabe cuánto apuestan los jurados, los familiares de los jurados o los testaferros de los jurados? Qué importa dar un fallo equivocado si luego la recompensa es millonaria y la sanción es mínima. A esta altura el robo que perpetraron contra Golovkin no lo convierte en la única víctima del delito, dice Infobae.

Los que se ponen frente a sus televisores, los que pagan el pay per view y, más aún, los privilegiados que pueden asistir al combate presencialmente también resultamos víctimas de dislates que no pueden ser considerados errores humanos y que, por lo tanto, afectan nuestra credibilidad y nuestra buena fe.

Con hechos como el que padecimos, el boxeo no solo deberá lamentar la pérdida cuantificada de sus mejores exponentes sino también que a partir de estas estafas perderá la credibilidad de sus aficionados. Y esos, son irremplazables.

Famosos en primera fila

En primera fila relucen los famosos y el speaker del estadio se encarga de hacérselo saber a todo el estadio: Luis Miguel, Lebron James,  Will Smith, Denzel Washington, Mike Tyson y Tommy Hearns (entre otros) son mencionados uno por uno y reciben la ovación de rigor.

Presenciar un evento de este calibre en la "ciudad del pecado" es realmente un privilegio que se disfruta mucho antes de que comience el combate. El estadio es impactante (por bonito y moderno) y si uno lo recorre puede ver que cada uno de los cinco pisos que lo componen es un mundo distinto: en el 5to está buena parte de la prensa; el 3 se divide en un sector de fiesta y otro de suites; en el 2 se multiplican los puestos de comida que ofrecen desde sushi (hay combos por USD15) hasta tacos mexicanos por 8 dólares.

El piso 1 es otro planeta… allí, a escasos metros del ring se ubica un sector de la prensa; también hay invitados de los boxeadores y organizadores, pero sobre todo están las celebrities, el condimento que jamás puede faltar en un evento de este nivel.

La velada tiene una banda de sonido contundente que ameniza los tiempos muertos: se escucha rap, suenan Maluma, Becky G y rancheras mexicanas que anoche fueron cantadas con enorme entusiasmo por los mismos mexicanos que, unas horas antes, habían desbordado uno de los salones del fastuoso el Caesar Palace al ritmo de las trompetas de los mariachis.

A la gran fiesta del boxeo solo le faltaba un combate a la altura de las expectativas y los que tuvimos el privilegio de estar allí fuimos doblemente afortunados. Es que Canelo y Golovkin protagonizaron una pelea épica que tuvo su pico de emoción en el tramo final, con una serie de intercambios de golpes furiosos y una decisión que dividió al estadio: los seguidores del mexicano explotaron eufóricos, el resto huyó despavorido e indignado (al igual que GGG) por la decisión de los jueces.



Encuesta

El Tribunal Supremo Electoral debe habilitar o rechzar a Evo Morales como candidato. ¿Qué cree usted que hará?

VOTAR
Anterior Siguiente
BBC